París.-El presidente de Francia, François Hollande, trató el domingo de tranquilizar a la comunidad judía francesa, cuyos representantes llegaron al Palacio del Elíseo para expresarle su inquietud tras el desmantelamiento de una célula islamista radical, sospechosa de un ataque antisemita el 19 de septiembre.

Once personas seguían en detención provisional el domingo tras la investigación que llevó al desmantelamiento de esa célula.

El ministro del Interior francés, Manuel Valls, reforzará "en los próximos días, en las próximas horas, la protección" de los lugares de culto judíos, anunció el Elíseo, respondiendo a una petición de la comunidad judía.

Hollande hizo ese anuncio después que una sinagoga fuera objeto de disparos el sábado por la noche en Argenteuil (en el noroeste de París), en pleno periodo de fiestas judías.

El presidente francés recibió durante la mañana del domingo a representantes de la comunidad judía, preocupada por ser de nuevo objetivo de acciones terroristas, seis meses después de los siete asesinatos, entre ellos los de cuatro judíos, cometidos por Mohamed Merah en el suroeste de Francia.

Una lista con lugares pertenecientes a asociaciones judías fue encontrada en el domicilio de Jérémie Louis-Sidney, el principal sospechoso del atentado con granada cometido el 19 de septiembre contra una tienda judía de las afueras de París, que causó un herido leve. Saber si esta célula preparaba otros atentados "será el objetivo de las próximas investigaciones", subrayó el fiscal de París, Franóois Molins, el sábado por la noche.

El perfil de los 12 integrantes del grupo radical desmantelado el sábado genera inquietud entre las autoridades.

Jérémie Louis-Sidney, el francés de 33 años al que la policía mató el sábado cuando les disparó en el momento en que iba a ser detenido, comparte con algunos de los otros 11 jóvenes franceses, arrestados el sábado, un pasado de delincuente de poca monta.

Condenado en 2008 por tráfico de estupefacientes, se convirtió al islam y se fue radicalizando progresivamente en los encuentros con imanes en países del Magreb. Compartía su vida con dos "esposas", una en Cannes (sudeste de Francia) y la otra en Estrasburgo (este).

Los investigadores están convencidos de que Jérémie Louis-Sidney, al que describen como "muy decidido", quería "morir como un mártir".

El ministro del Interior destacó la "dificultad" de actuar frente a este nuevo tipo de "redes terroristas" que no vienen "del exterior" y que se encuentran "en nuestros barrios".

El presidente del Consejo Representativo de Instituciones judías (CRIF), Richard Prasquier, se alarmó porque "el odio hacia los judíos" se haya convertido en un "elemento intrínseco cada vez más banalizado" del "radicalismo islamista".

Prasquier estableció un paralelismo entre islamismo radical y nazismo y criticó la "indulgencia, la condescendencia frente a estos fanáticos".

Los representantes judíos y la Liga Contra el Racismo y el Antisemitismo (LICRA) llamaron a "los musulmanes en su conjunto" a movilizarse contra este islamismo radical del que son "las primeras víctimas".

François Hollande reafirmó este domingo "la intransigencia de los poderes públicos en su lucha contra el racismo y el antisemitismo". También insistió en "el rechazo de toda amalgama". "Los musulmanes de Francia no deben sufrir el islamismo radical. Son también víctima de él", subrayó.

LGL