Hacer una transición de un modelo económico extractivista a uno productivo es una de las principales propuestas económicas del candidato a la presidencia Gustavo Petro, quien en entrevista con el diario colombiano La F.M. habló de algunos puntos de su plan de gobierno si gana las elecciones del domingo.

Los colombianos acudirán a las urnas este domingo a la segunda vuelta electoral para elegir a su próximo presidente, entre el derechista Iván Duque y el izquierdista Gustavo Petro.

Por un lado, el candidato se refirió a hacer una reforma estructural económica en la que el país deje de extraer material de debajo de la tierra y obtenga la riqueza del trabajo, de la actividad productiva como la agricultura o la industria.

“El petróleo y los minerales son cerca de 70% de las exportaciones de Colombia, y esto ha sido un error porque nos ha convertido en una economía dependiente”, dijo Jorge Iván González, profesor de economía de la Universidad Nacional, quien añadió que la estructura actual del modelo económico colombiano es un retroceso en comparación con el modelo que tenía el país en los 70, cuando se exportaban electrodomésticos y productos textiles.

Con el académico coincide Eduardo Sarmiento, director del Centro de Investigaciones Económicas de la Escuela de Ingeniería Julio Garavito, quien señaló que el cambio de modelo multiplicaría el empleo y generaría una expansión económica.

“La industria minera y petrolera requiere grandes inversiones de capital en proyectos poco productivos, mientras que los proyectos productivos pueden requerir de una menor inversión y generar más empleo”, señaló.

Ambos analistas consideran que el modelo planteado por Petro es viable, aunque podría tardar entre 10 y 15 años en implementarse. Además, en general, ante las consecuencias del cambio climático, los países están buscando depender cada vez menos de industrias extractivas como el carbón o el petróleo.

“Para que se pueda aplicar el modelo de economía productiva, se deben dar beneficios y subsidios para las exportaciones agrícolas e industriales. También se debe crear una política que reduzca paulatinamente los incentivos para los proyectos extractivos”, mencionó Sarmiento.

El candidato de la Colombia Humana aseguró que durante su gobierno van a llegar más inversionistas extranjeros, a diferencia de lo que se ha dicho.

“Va a haber un crecimiento de inversión extranjera en Colombia, pero no en actividades extractivas como hasta ahora ha sido, sino en actividades productivas dentro de Colombia, como la construcción de la red férrea nacional o el desarrollo de la agroindustria o el tránsito a las energías limpias”, dijo.

Para Orlando Santiago, gerente de Fénix Valor, el discurso de Petro “suena bonito”, pero está alejado de la realidad del país.

“Hacer el campo más productivo sería ideal y es lo que un buen gobernante debería hacer. Sin embargo, el miedo de los empresarios no es infundado, puesto que Petro ha tenido varias salidas y propuestas que afectan el capital por el que esas personas han trabajado toda su vida”, señaló.

Precisamente, respecto a la expropiación, Petro resaltó que si llega a ser presidente no expropiará, sino que ha contemplado la compra y venta, una figura que está dentro de la legalidad.

“Petro no va a expropiar. De hecho, en mi alcaldía no expropié a nadie, ni siquiera para hacer obras públicas, que la ley permite hacerlo. Cuando se hizo el metrocable en Ciudad Bolívar, que se necesitaba poner las piletas y había casas en el sitio, hicimos fue una negociación voluntaria”, dijo el candidato.

Por último, Petro mencionó que entregará capital a las personas en la forma de educación y de créditos baratos, ya que esto es lo que necesitan para salir de la economía del rebusque.

Tiempos para realizar las propuestas

El candidato a la presidencia reconoció que sus propuestas necesitarán de varios años, pero recalcó que los siguientes cuatro años serán determinantes para que el país viva una transformación. Por un lado, dijo que el cambio a energías limpias podría tomar 10 años, mientras que su política agraria tardaría entre 10 y 15 años. En cuanto a la educación gratuita, dijo que esta podría ser una realidad en su cuatrienio si se adicionan 14 billones de pesos colombianos anuales al presupuesto del sector.