El Cairo. El gobierno militar de Egipto comunicó el sábado que el poder legislativo quedaba disuelto en cumplimiento de una decisión judicial que anuló las elecciones legislativas, una decisión rechazada por el partido de los Hermanos Musulmanes, que posee más de la mitad de los escaños.

La disolución del Parlamento, anunciada en el primer día de votaciones para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Egipto, fue confirmada por el jefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA), el mariscal Husein Tantaui, explicó la agencia oficial de noticias Mena.

Tantaui comunicó por escrito a los legisladores la decisión de la Corte Constitucional, hecha pública el jueves, e informó que él consideraba el Parlamento "disuelto desde el viernes".

El partido de los Hermanos Musulmanes, mayoritario en la Cámara, rechazó esta decisión del gobierno militar y pidió la realización de un referendo "libre y transparente" sobre el tema.

"Las amenazas constantes de disolver el Parlamento elegido por 30 millones de egipcios y egipcias confirma la voluntad del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de hacerse con todo el poder", apuntó una nota del Partido de la Libertad y la Justicia (PLJ), que representa a esa cofradía islamista.

"La disolución de la Asamblea del pueblo elegida tiene que ser una potestad del pueblo, vía un referéndum libre y transparente, porque la voluntad del pueblo sólo puede ser anulada por la propia voluntad del pueblo", añadió el texto.

La decisión de la Corte Constitucional de invalidar el jueves los resultados de los comicios legislativos por un vicio de forma en la ley electoral, fue calificada por los islamistas y por las fuerzas políticas del sector "revolucionario" de verdadero "golpe de Estado" orquestado por el ejército en el poder.