La inminente gira de cinco días en África de la primera dama, Michelle Obama, diseñada para destacar proyectos de combate al SISA/VIH e inspirar a jóvenes adultos de la región del sub-Sahara, es promovida por la Casa Blanca como el siguiente gran paso del gobierno para acercarse al continente.

Sin embargo, el viaje también ha revivido críticas entre algunos grupos de apoyo a África, incluyendo a partidarios del presidente Obama, quienes manifiestan estar desilusionados porque el Primer Mandatario estadounidense con raíces africanas no se haya enfocado personalmente más en la región. Cuando Obama llegó a la Presidencia, se multiplicaron las expectativas de que EU prestaría más atención a África, ya que como Senador había visitado la patria de su padre, Kenia, y se había enfocado también en otros países africanos.

Aunque el Presidente se ha referido a los miembros de la familia que viven en villorrios en África , y comentó a un portal web que sabe tanto de historia africana como cualquiera de sus antecesores, ha realizado sólo una visita al continente como Mandatario.