Washington. Las autoridades federales estadounidenses anunciaron que temporalmente mantendrán en tierra todos los modelos 787 Dreamliner de Boeing hasta que el posible riesgo de incendios de baterías sea resuelto.

La Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) anunció ayer que emitirá una orden de emergencia, que requerirá a todas las compañías aéreas estadounidenses interrumpir temporalmente el funcionamiento del 787, el avión más nuevo y avanzado tecnológicamente de Boeing.

La agencia indicó que trabajará con Boeing y los transportistas aéreos estadounidenses para desarrollar un plan que permita a los 787 reanudar sus operaciones de la forma más rápida y segura posible . United Airlines es la única aerolínea de EU con 787. Cuenta con seis.

Boeing emitió ayer un comunicado en el que afirma que está comprometida con la FAA para encontrar la respuesta.

Hace tan sólo unos días, el administrador de la FAA, Michael Huerta, y el secretario de Transporte, Ray LaHood, habían declarado seguro al avión.

Pero después de un aterrizaje de emergencia en Japón, la madrugada del miércoles, dos compañías aéreas japonesas mantuvieron en tierra, voluntariamente, sus 787.

All Nippon Airways, expuso que un mensaje mostraba problemas de batería y un olor a quemado se detectó en la cabina del piloto, lo que obligó al 787 aterrizar.

Anunció después que una inspección del avión encontró un goteo de electrolito y marcas de quemaduras alrededor de la batería principal.