Teherán. “El incumplimiento significativo y las reiteradas violaciones de la resolución de Naciones Unidas (UNSCR) 2231 por parte del gobierno de los Estados Unidos de América son una clara amenaza para la paz y la seguridad internacionales, y una violación de sus obligaciones en virtud del derecho internacional”, reveló el ministro de Asuntos Exteriores de la República Islámica de Irán, Mohammad Yavad Zarif, durante un discurso telemático en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Dicha resolución fue acordada por unanimidad en julio del 2015 por el Consejo de Seguridad, y hace suyo el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC), popularmente conocido como Acuerdo Nuclear.

Este acuerdo contempla que el embargo de armas a Irán sería levantado dentro de cinco años, es decir, en este 2020, sin embargo y de manera ilegal, la semana pasada, Estados Unidos presentó en el Consejo de Seguridad un proyecto de resolución para prolongar el embargo de armas contra Irán.

“Uno de los objetivos principales de la Resolución 2231 era facilitar y fortalecer las relaciones comerciales y económicas normales con Irán, de lo que Irán se ha visto privado debido a las sanciones de Estados Unidos”, indicó Yavad Zarif. La resolución le exentaba a Irán de las sanciones en múltiples sectores de su economía, pero Trump incumplió.

Desde la salida de Trump del acuerdo, “Estados Unidos ha causado daños irreparables a la economía iraní. Estos daños deben ser compensados. Ha llegado el momento de que la comunidad internacional y el Consejo de Seguridad garanticen la plena implementación y adhesión a los PAIC por todas las partes y, por supuesto, la compensación por el daño causado a Irán”, comentó el ministro de Exteriores iraní.

Decisión de EU, sin precedentes

Uno de los elementos clave referidos por Mohammad Yavad Zarif fue que la decisión del presidente Trump “no tiene precedentes en la historia del Consejo de Seguridad, viola una resolución y, por encima, castiga a otros por respetar las disposiciones de esa resolución”.

Durante su discurso, el ministro iraní remarcó que “Irán está cooperando ampliamente con la Agencia Internacional de Energía Atómica, y nuestro programa nuclear está bajo el régimen de inspección más estricto del mundo. El 93% de las inspecciones en el mundo se han hecho en Irán. Un programa nuclear bajo un régimen tan altamente verificado no representa un riesgo de proliferación”, comentó.

“Todos los gobiernos del mundo tienen el compromiso de cumplir con las disposiciones de la resolución 2231; de igual manera desean cumplir completamente el cronograma establecido en la misma”, comentó el ministro y recordó que en el párrafo 2 de la resolución, se contempla que “todos los estados miembros son llamados a apoyar con la implementación del PAIC (acuerdo)”.

En el 2018, cuando Estados Unidos decidió abandonar el acuerdo nuclear, “Irán activó el mecanismo para resolver la disputa del PIAC, pero con buena fe, decidió no suspender de manera inmediata sus compromisos siguiendo las recomendaciones del Secretario General de la ONU, dando oportunidad a los miembros del PIAC de cumplir con sus obligaciones”, recordó el funcionario iraní.

Zarif fue enfático al señalar que “la retirada unilateral e ilegal de Estados Unidos del Plan de Acción Integral Conjunto y la reimposición de las sanciones implican una responsabilidad de Estados Unidos referente a la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU”.

Estados Unidos está dejando un antecedente muy peligroso al interior del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas: incumple lo acordado entre varias potencias. Escenario que podría fisurar las reglas internas del propio Consejo.

[email protected]