En la Cumbre de Líderes del G20, que se realizará en Roma, Italia, los próximos 30 y 31 de octubre, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, participará en representación del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Los líderes dialogarán sobre la importancia de fortalecer la cooperación internacional y la acción colectiva para acelerar la estrategia de respuesta a los efectos sanitarios, económicos y sociales de la pandemia de Covid-19. También identificarán medidas específicas para avanzar hacia una recuperación socioeconómica incluyente y sostenible.

La agenda de trabajo de la Cumbre se dividirá en tres sesiones plenarias de trabajo, en las que se tratarán los temas de economía global y salud, cambio climático y medio ambiente; así como desarrollo sostenible.

Como parte de la agenda de trabajo, el canciller insistirá en el reconocimiento universal de las vacunas contra el Covid-19, sin condicionamientos de ningún tipo, aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Con este planteamiento se busca eliminar la discriminación existente en el reconocimiento de vacunas, alcanzar la meta de vacunación universal y facilitar la movilidad internacional en las mismas condiciones para todas las personas.

“Hay varios planteamientos que México está haciendo, uno de ellos es que se acepten todas las vacunas que la OMS apruebe”, mencionó Ebrard en rueda de prensa sobre las mejoras a los servicios consulares en la red de América del Norte.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó en un comunicado que el canciller también participará en dos eventos temáticos en el marco de la Cumbre, uno sobre el impulso a las pequeñas y medianas empresa lideradas por mujeres, y otro sobre la colaboración público-privada para combatir el cambio climático.

Además, el canciller tendrá una reunión para atraer inversión a la península de Yucatán con un astillero en Puerto Progreso y para traer otra vacuna a México.

Las prioridades de México en el seno del G20 se han concentrado en promover la dimensión social de la respuesta a la pandemia y la recuperación socioeconómica equitativa entre países y regiones.

En ese sentido Ebrard, aseguró que es de suma importancia dialogar sobre “cómo vamos a facilitar que en el año 2022 efectivamente haya una recuperación no solo económica, sino también social, en el mundo en su conjunto y que no sean solo algunos países los que tengan la recuperación más relevante”.

Por último, México enfatizará las contribuciones de los migrantes en la respuesta a la pandemia y asegurar su plena inclusión en los esfuerzos de recuperación.

Al término de la Cumbre, los líderes adoptarán la Declaración Final en la que se reflejarán los compromisos colectivos frente a los principales desafíos globales y para la recuperación post-pandemia.

rrg