El Obamacare fue un fracaso porque pasó sólo con los votos de los demócratas, dijeron los republicanos. Durante todo el 2009, los demócratas trataron de lograr que los republicanos participaran en discusiones sobre la reforma del sistema de salud. ¿Recuerdan a la Pandilla de los Seis o la Pandilla de los Ocho que el senador demócrata Max Baucus, trató de postular para tratar de elaborar un proyecto de ley bipartidista?

Después de que la senadora republicana de Maine, Olympia Snowe, votara por el proyecto de ley en comisión, se revirtió bajo la extrema presión republicana. Ahora, dada su propia oportunidad para un proyecto de reforma bipartidista de la salud, los republicanos aprobaron un proyecto totalmente partidario y ni siquiera intentaron llegar a los demócratas para ver si podía haber un consenso.

Los demócratas están dando rescates a las compañías de seguros, dijo el senador de Florida, Marco Rubio. La Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio contenía corredores de riesgo, que eran una forma de difundir el riesgo entre las aseguradoras cuando los intercambios comenzaron y nadie sabía quién compraría el seguro. En el 2014, los republicanos votaron para bloquear la financiación de estos corredores de riesgo, una razón principal fue que las primas en los intercambios subieron en el 2016 y el 2017.

Ahora, en su propio proyecto de ley, los republicanos han incluido decenas de miles de millones de dólares para las compañías de seguros. ¿Un rescate? No, los republicanos re-etiquetaron esto como un fondo de estabilidad .

Los republicanos prometieron que nunca permitirían que las compañías de seguros discriminaran a las personas con condiciones preexistentes. Bueno, eso se quedó simplemente en eso. El proyecto de ley de la Cámara de Representantes de Paul Ryan, permite a los estados otorgar a las empresas la capacidad de cobrar honorarios exorbitantes a las personas con enfermedades preexistentes.

NOTICIA: Obamacare no sobrevive a Trump en el Congreso

La afirmación de los republicanos es que ningún estado va a pasar esas leyes es ridícula. ¿Por qué tener la opción entonces? Más importante aún, sabemos que los estados han hecho cosas peores en el pasado. ¿Recuerdan a Arizona negando trasplantes de médula ósea a pacientes con cáncer curable con el Medicaid? ¿Quién habría pensado que podría suceder?

¿Y esas asociaciones de alto riesgo que los republicanos aseguran que protegerán a las personas con condiciones preexistentes? No funcionan.

Incluso con la enmienda del representante republicano de Michigan, Fred Upton, que ofrece 8,000 millones de dólares extra al fondo de estabilidad, las agrupaciones estarían totalmente subfinanciadas. Sólo haz las cuentas. Asegurar a los pacientes con enfermedades graves costará alrededor de 10,000 dólares por cada uno (según una estimación conservadora), por lo que el dinero de Upton cubre a menos de 200,000 estadounidenses.

Otros axiomas republicanos: el Obamacare se está derrumbando; los intercambios se están muriendo; las primas se disparan; un tercio de los condados tienen solamente un asegurador. Dejemos de lado que la Oficina de Presupuesto del Congreso y la calificadora Standard & Poor’s concluyeron que los intercambios son estables. Vamos a dejar de lado que Anthem acaba de anunciar que le está yendo bien en los intercambios. Si se tambalean, es culpa de los republicanos.

Algunas correcciones mejorarían el funcionamiento de los intercambios: 1) hacer cumplir el mandato para que los estadounidenses más saludables participen en los intercambios; 2) garantizar la financiación de los subsidios a los consumidores para que las compañías de seguros puedan reducir las primas; 3) financiar los corredores de riesgo y los pagos de reaseguros; y 4) aumentar la publicidad específica para que más personas conozcan sobre los subsidios y los requisitos para obtener un seguro.

Los republicanos aprobaron exactamente una solución: el fondo de estabilidad brinda alguna ayuda de reaseguro. Pero eso es lo único que hace su proyecto legislativo para ayudar a componer el sistema. Los republicanos están socavando y no haciendo cumplir el mandato. Los republicanos decidieron no apropiarse del dinero para subsidios. Los republicanos han limitado severamente la publicidad del programa.

NOTICIA: Cámara baja aprueba ley que sustituye al Obamacare

Este proyecto de ley empeorará las cosas. No mejorará el número de asegurados. Las estimaciones muestran que el proyecto de ley obligará a decenas de millones de estadounidenses a perder cobertura.

Este proyecto de ley aumentará los costos. La reducción de los beneficios esenciales significa que la gente debe pagar por esos servicios no cubiertos, ya se trate de atención de maternidad, atención de salud mental o atención dental para los niños.

Con más personas sin seguro, los hospitales aumentarán lo que cobran para cubrir la atención no compensada que dan, elevando las primas. No hay ninguna disposición para reducir los deducibles. Lo más importante es que este proyecto de ley no tiene ideas serias sobre su control de costos.

No hay cambios en la forma en que se le pagan a los médicos y los hospitales para mejorar la calidad y reducir los costos. No hay medidas para reducir los precios de los medicamentos.

No hay intentos para reducir los costos del Medicare a través de pagos neutrales al sitio; es decir, pagar el mismo precio, independientemente del lugar donde se realice un procedimiento o para evitar que los hospitales compren prácticas médicas para aumentar su poder de negociación y aumentar sus costos.

NOTICIA: Los primeros 100 días han sido un desastre... para los demócratas

Los republicanos prometen que en la legislación futura habrá un control de costos. Pero cualquier legislación adicional de salud requerirá el apoyo de los demócratas en el Senado. Después de este proyecto de ley hiperpartidista, no hay ninguna posibilidad de que un solo demócrata colabore antes de las próximas elecciones.

Deseosos de hacer algo, los republicanos sólo han mostrado hipocresía e insensibilidad. Como sugieren las encuestas, no tendrán que esperar mucho tiempo para ver las repercusiones de sus acciones, sólo hasta el 2018.

Ezekiel Emanuel es presidente del Departamento de Ética Médica y Política de Salud de la Universidad de Pensilvania.