El presidente Trump recibió una respuesta en su contra de manera contundente por parte de las agencias de Inteligencia de su país en relación con la reunión que sostuvo con el presidente ruso el lunes pasado en Helsinki.

La noche del miércoles en el Foro de Seguridad de Aspen en Colorado, el director del FBI, Christopher Wray, respondió a las vacilantes e inconsistentes declaraciones de Trump sobre la irritante interferencia rusa en el sistema político estadounidense.

“Él tiene su punto de vista. Él expresó su punto de vista”, dijo Wray. “La evaluación de la comunidad de Inteligencia no ha cambiado. Mi punto de vista no ha cambiado, y es que Rusia intentó interferir en las últimas elecciones y continúa participando hasta la fecha”.

Wray, a quien Trump nombró después de despedir a James Comey, defendió la investigación federal en curso sobre si el presidente obstruyó la justicia y si su campaña del 2016 coludió con el Kremlin. “No creo que el fiscal especial Mueller esté haciendo una ‘caza de brujas’”, dijo. “Creo que es una investigación profesional”.

El miércoles, un periodista preguntó a Trump si él creía que Rusia sigue interviniendo en EU, a lo que el presidente respondió en dos ocasiones que no. Dos horas después, la vocera Huckabee matizó la respuesta del presidente. Lo que quiso decir con el “no” es que ya no iba a responder la pregunta.

Difícil, la relación entre Trump y las agencias de Inteligencia.  Lo que es seguro es la dureza del enfrentamiento.