De cara a la etapa crucial para pactar el  divorcio entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido, la embajadora de Irlanda en México, Barbara Jones, confirmó que el borrador del acuerdo con el visto bueno por los 27 líderes de la UE es el mejor posible que se puede alcanzar.

—¿Qué puede destacar del eventual acuerdo entre la UE y el Reino Unido?

—Es un gran paso el que se ha dado, de ser ratificado y firmado el acuerdo legal se dará certeza en la relación de la UE con el Reino Unido apostando por una asociación profunda en el futuro, vamos a continuar como socios cercanos que beneficia a ambas partes, vamos a seguir juntos enfrentando desafíos.

—¿Por qué la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte estancó la negociación del Brexit?

—La razón fue porque hace casi 20 años quitamos la frontera dura, en la cual diariamente los irlandeses contribuyen económica, social y culturalmente. El riesgo de tener una frontera dura con agentes de aduanas y controles fronterizos era algo que no podíamos aceptar por parte del gobierno irlandés. Bajo ninguna circunstancia íbamos a poner en peligro el proceso de paz en Irlanda con el eventual acuerdo, y eso pasó, tendremos protección ambos lados. Lo importante también es que se da seguridad a los negocios e inversiones en Irlanda e Irlanda del Norte.

—¿Considera que el Brexit atenta contra la reunificación o paz de Irlanda?

—Obviamente la primera preocupación para Irlanda es salvagurdar el proceso de paz del país, así como la economía y que la gente fuera protegida porque los irlandeses disfrutan la libre movilidad. La cohesión de la Unión Europea será protegida, hay que reconocer que el Brexit es un momento difícil pero no romperá la unión del bloque e Irlanda y se preservarán los valores de paz, seguridad y libre comercio.

—¿Qué lado de Irlanda pierde más con el Brexit?

—Este acuerdo es un claro ejemplo de cómo la diplomacia busca soluciones y compromisos en beneficio de ambas partes, en este caso, no creo que haya perdedores ni ganadores, las diferentes cuestiones se han manejado de forma exitosa y hay buenas bases para el futuro de nuestras relaciones. En Irlanda e Irlanda del Norte hay satisfacciones entre los empresarios; en Irlanda creemos que el Acuerdo del Viernes Santo es la base para el futuro de las relaciones para el país por lo tanto la protección de dicho acuerdo, la Constitución y el principio del consentimiento no van a cambiar ningún escenario para mal, lo cual dará un marco de reconciliación en el país.

—¿Cuál es el plan si no prospera el actual acuerdo y se tenga que abrir una nueva renegociación?

—Creo que no es buena idea predecir lo que podría pasar más bien considero que en lo que tenemos que enfocarnos ahora es en agradecer la confianza. La UE e Irlanda están abiertos a los negocios para mantener la economía y trabajar juntos. El principal mensaje que se muestra es que la UE permanece fuerte y protegerá a sus socios, y la apertura a nuevos mercados continuará.

Sin embargo, trabajamos en la protección de las empresas, las cuales serían las más afectadas y presentarían dificultades con sus clientes, por ejemplo, hay sectores que tienen cierta dependencia del mercado británico y eso podría ayudar a su diversificación como en el caso del sector de agricultura donde hay oportunidad de exportación a mercados como el de México, Colombia y otros países latinoamericanos. Es inconcebible imaginar que se detenga la relación económica entre Irlanda y el Reino Unido, 14% de nuestras exportaciones van a ese mercado, sería como decir que México ya no tendrá relación económica con Estados Unidos.

La embajadora concluyó que México e Irlanda pueden ser grandes socios si incrementan su comercio en alimentos, bebidas, finanzas, farmacia y tecnología.