Fuerzas especiales de EU allanaron el lujoso y bien equipado escondite en Pakistán de Osama Bin Laden, lo mataron y sacaron su cuerpo del país en pocos minutos, confirmaron funcionarios estadounidenses. La muerte suscitó advertencias de ataques terroristas contra intereses de EU en el mundo. La muerte del fundador y líder de Al-Qaeda culmina una década de intensos esfuerzos estadounidenses por capturarlo o matarlo. Según Washington, la exitosa misión también sirve para enviar un mensaje al movimiento Talibán, que pretende fortalecerse en Afganistán. El mensaje es: desistan de su intención de derrotar a EU y la OTAN, renuncien a Al-Qaeda y únanse al proceso político.

Bin Laden resultó muerto a primeras horas del lunes, hora de Pakistán, en una redada quirúrgica, cuando un equipo de la Marina, que llegó en helicópteros, ingresó a su complejo en Abbottabad, a 100 kilómetros al norte de la capital Islamabad. El anuncio formal fue hecho por el presidente Obama el domingo por la noche.

En Washington, el lunes por la tarde, Obama dijo: Creo que todos estamos de acuerdo en que es un gran día para EU. Nuestro país ha cumplido su compromiso de que se haría justicia. El mundo es más seguro por la muerte de Osama .

El director de la CIA, Leon Panetta, manifestó que no puede haber duda de que Al-Qaeda tratará de vengar a su líder. Un funcionario de la Defensa dijo que el equipo de operaciones especiales de inmediato llevó el cuerpo de Bin Laden de regreso a Afganistán, donde fue identificado mediante pruebas de ADN. Según AP, Bin Laden recibió un impacto de bala en la cabeza, que fue lo que lo mató.

Después, el cuerpo fue sepultado en el norte del Mar Arábigo, según la tradición islámica , desde el portaaviones USS Carl Vinson. En cumplimiento de la tradición, el cuerpo fue lavado tres veces y después envuelto en una túnica blanca, antes de ser lanzado al mar. Según la Defensa en Washington, el tiroteo en que murió Bin Laden duró 40 minutos. La primera identificación del cuerpo corrió a cargo de una de sus esposas, quien sobrevivió la redada. En Afganistán, la prueba de ADN se realizó con base en muestras recolectadas de varios familiares y los resultados fueron de una certeza de 100%, según la Defensa. Según ésta, el sepelio marino fue la única alternativa bajo la presión del tiempo. Se solicitó a varios países no identificados si aceptarían el cuerpo para ser enterrado.

Todos se rehusaron.