Nueva York. Ciudades de todo el noreste de Estados Unidos movilizaban camiones quitanieve y las aerolíneas cancelaban miles de vuelos el lunes, mientras avanza una megatormenta potencialmente histórica por el corredor entre Filadelfia y Boston, que podría sepultar comunidades desde el norte de Nueva Jersey hasta el sur de Maine, con hasta 2 metros de nieve.

Más de 5,000 vuelos fueron cancelados o retrasados, los colegios planeaban cerrar temprano y un hospital de Nueva York aumentó el personal e instaló equipo en sus vehículos para poder trasladarse sobre calles cubiertas de nieve.

El Servicio Meteorológico Nacional informó que la tormenta traerá fuertes nevadas, vientos fuertes e inundaciones costeras.

Una advertencia de tormenta fue emitida para un tramo de 400 kilómetros en el noreste, incluso Nueva York y Boston.

Ésta podría ser una tormenta como nunca hemos visto antes , declaró el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio.

No hay que subestimar esta tormenta. Hay que prepararse para lo peor , declaró el alcalde, quien hizo un llamado a los habitantes a que adelanten la hora de salida de sus trabajos.

En Massachusetts, el gobernador Charlie Baker advirtió a los residentes que se preparen para toparse con caminos que serán muy difíciles, si no es que imposibles, de cruzar , apagones y, posiblemente, la falta de transporte público.

El Aeropuerto Internacional Logan de Boston anunció que no habría vuelos después de las 7 de la noche y que no esperaba reanudar los vuelos hasta la noche del miércoles.

El Servicio Nacional de Meteorología pronosticó que en Boston caerán entre 46 y 61 centímetros de nieve y hasta 90 centímetros en el oeste de la ciudad, en tanto que en Filadelfia podrían precipitarse entre 36 y 46 centímetros. Hemos anticipado totales de fuertes capas de nieve , declaró, un experto meteorólogo.