Estados Unidos se abstuvo por primera vez en 25 años de votar una resolución de la ONU que condena el embargo a Cuba y a la que siempre se había opuesto.

La histórica decisión de cambiar su voto ocurre después de que el gobierno del presidente Barack Obama ha insistido en que el embargo debería ser suspendido como parte de la normalización de las relaciones entre Washington y La Habana.

El voto de abstención probablemente enfrentará a la administración de Obama con el Congreso estadounidense, liderado por los republicanos, quienes apoyan el embargo que su país impuso a Cuba hace 55 años a pesar del restablecimiento de relaciones diplomáticas.

Un total de 191 países de los 193 que conforman la Asamblea General de la ONU votaron a favor. Israel también se abstuvo.