Ciudad de México. ALREDEDOR DE 70% de las armas confiscadas en México y sometidas a un programa de rastreo proviene de Estados Unidos, según un informe dado a conocer este martes por tres senadores en Washington.

De las 29,284 armas de fuego recuperadas por las autoridades mexicanas en el 2009 y el 2010, 20,504 provenían de Estados Unidos, según las cifras proporcionadas por los legisladores al Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF).

La mayor parte de dichas armas, 15,131, fueron fabricadas en Estados Unidos, mientras que 5,373 se fabricaron en otros países, pero se canalizaron a través de Estados Unidos hacia México.

El ATF indicó que el balance del total de armas -unas 8,780- era de origen indeterminado por la insuficiencia de la información proporcionada .

El número exacto de armas que llegan a México a través de la frontera norte ha sido objeto de polémica a partir de un reporte de junio del 2009, que cubría años anteriores y que indicaba que 87% de las armas confiscadas en México provenía de Estados Unidos.

El informe, emitido por la senadora californiana Dianne Feinstein y dos colegas, recomienda verificaciones de antecedentes para la venta en exposiciones de armas y la restitución de la prohibición contra rifles de asalto, que estuvo en vigor hasta el 2004.