Australia. Un hombre iraní que fue el autor de una crisis de rehenes en una cafetería en Sydney murió en una confrontación con la policía, informaron autoridades, luego de que agentes fuertemente armados irrumpieron, en medio de una lluvia de balas, en el interior del lugar donde el hombre armado tenía retenidas a varias personas.

La crisis terminó con otras dos personas muertas un hombre de 34 años y una mujer de 38 y cuatro heridas, agregó la policía. La crisis duró más de 16 horas.

La odisea concluyó cuando se escucho una intensa explosión en el Lindt Chocolat Cafe y cinco personas salieron corriendo. Momentos después, la policía entró en medio de detonaciones, gritos y fogonazos. El vocero policial confirmó que la operación ha terminado pero dio pocos detalles del atacante, identificado como Man Haron Monis.

Una rehén recibió un disparo en una pierna, dijo un funcionario, y por lo menos tres personas fueron hospitalizadas por heridas y conmoción. Uno de los rescatados que salió en camilla parecía un hombre que yacía bajo una sábana bañada en sangre con la huella de una mano ensangrentada en el medio. La otra era una mujer con los pies cubiertos de sangre.

Poco después la mujer herida se encontraba en estado grave pero estable en el Hospital Royal North Shore, informó la portavoz Jenny Dennis.

Los medios de comunicación locales identificaron al atacante como Haron Monis, un hombre nacido en Irán que enfrenta cargos que incluyen agresión sexual y complicidad de asesinato en casos separados. Monis estaba desde hacía mucho tiempo bajo el radar de la policía.

El año pasado fue condenado a 300 horas de servicio comunitario por haber escrito cartas ofensivas a las familias de los soldados muertos en Afganistán y posteriormente fue acusado de ser cómplice del asesinato de su ex esposa. A principios de este año, fue acusado de agresión sexual a una mujer en el 2002. Estaba en libertad bajo fianza por esos cargos.

Éste es un individuo fuera de lo común. Esto no se trata de un hecho de terrorismo o un acto concertado , dijo su ex abogado, Manny Conditsis, en declaraciones a la Australian Broadcasting Corp.

Horas antes de que concluyera la crisis, cinco personas escaparon del sitio donde el hombre armado retenía a un número indeterminado de personas.

Antes, pudo verse a través del escaparate a dos personas en el interior del establecimiento que sostenían una bandera con una declaración de fe islámica que ha sido empleada por extremistas, planteando el temor de que se estuviera desarrollando un incidente terrorista en el corazón de la mayor ciudad de Australia.

La policía declinó decir cuántos rehenes había dentro de la cafetería, cuáles creían que serían los motivos del sospechoso o si había hecho demandas, así como si los rehenes que habían salido se habían escapado o se les había dejado marchar.

Imágenes de televisión mostraban a varias personas con las manos en alto en el interior del establecimiento, que apoyaban las manos contra el escaparate y a dos personas sosteniendo lo que parecía ser una bandera negra con la Shahada, o declaración islámica de fe.

El texto de la Shahada se traduce como: No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta . Está considerado como el primero de los cinco pilares del Islam y es similar al Padre Nuestro en el cristianismo. A través de las puertas de cristal podía verse al hombre armado yendo de un lado a otro del local. El reportero Chris Reason dijo que el hombre parecía llevar una escopeta, no estaba afeitado y vestía una camisa blanca y un gorro negro.

El gobierno australiano elevó en septiembre su alerta por terrorismo en respuesta a la amenaza interna supuesta por partidarios del grupo Estado Islámico.