El gobierno de Costa Rica anunció este miércoles que a partir del 1 de diciembre se exigirá el certificado de vacunación contra Covid-19 en restaurantes, bares, tiendas, gimnasios, hoteles y escenarios deportivos.

"Será obligatorio para ciertas actividades estar vacunado. Esto es una medida de protección de la salud. Cada persona que no esté vacunada pone en riesgo a los demás y a sí mismas", afirmó el presidente Carlos Alvarado, en conferencia de prensa.

La medida incluye a los extranjeros que visitan el país, que tiene en el turismo su principal fuente de divisas. Hasta ahora solo era necesario acudir con mascarilla a los centros de comercio y esparcimiento.

Alvarado aseguró que las nuevas medidas buscan presionar a aproximadamente 550,000 personas mayores de 18 años que aún no se han vacunado en este país de cinco millones de habitantes.

"Hay dosis disponibles, pero necesitamos que lo hagan (inmunizarse). El 80% de los hospitalizados no tiene ninguna dosis. Derriben los mitos que existen", subrayó.

El 47% de la población costarricense está completamente vacunada contra el Covid-19, y el 69% tiene al menos una dosis. Esto sitúa a Costa Rica con una muy buena cobertura de vacunación en América Latina, cerca de países como Uruguay y Chile, según el portal Our World in Data.

Los casos de contagio disminuyeron la semana pasada a menos de 2,000 diarios, tras seis semanas consecutivas con los índices más altos desde que inició la pandemia.

Las autoridades de Salud señalan una baja en el flujo de personas en los centros de vacunación. Hasta hace dos semanas la media era de unas 45,000 dosis aplicadas diariamente, pero en los últimos días bajó a 23,000.

Las autoridades planean comenzar a vacunar a la población entre 12 y 17 años, unos 200,000 menores.

En Costa Rica solo se aplican las vacunas Pfizer y AstraZeneca.

rrg