Ankara.- Un coche bomba mató al menos a 27 personas en un centro de transporte repleto de personas el domingo en la capital turca, Ankara, hiriendo al menos a 75 más, el segundo ataque de ese tipo en el corazón administrativo de la ciudad en menos de un mes.

El estallido, que se pudo oír a varios kilómetros de distancia, lanzó restos que cayeron en un área a pocos cientos de metros de los ministerios de Justicia e Interior, un tribunal importante y la anterior oficina del primer ministro.

Helicópteros de la policía sobrevolaban la zona mientras una columna de humo se elevaba sobre el centro de la ciudad.

"Un total de 27 ciudadanos nuestros murieron cuando un auto explotó en el Parque Guven de Kizilay, y cerca de 75 ciudadanos nuestros que estaban heridos fueron llevados a varios hospitales para que recibieran tratamiento", dijo en un comunicado la oficina del gobernador de Ankara.

NOTICIA: Atentados del EI en Siria dejan al menos 127 muertos

Poco después, dos fuentes de seguridad dijeron que el saldo de muertos ascendía a 32 personas.

Un funcionario de seguridad dijo a Reuters que las conclusiones iniciales sugerían que el ataque había sido realizado por el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) o algún grupo extremista afiliado, pero nadie se atribuyó la responsabilidad inmediatamente.

El ataque con coche bomba anterior ocurrió a solo unas pocas cuadras de distancia, el 17 de febrero. Ese atentado mató a 29 personas, la mayoría soldados, y se lo atribuyó un grupo cercano al PKK.

El gobierno dijo que militantes kurdos sirios también estuvieron involucrados en ese ataque, cerca del cuartel militar, el parlamento y otras instituciones clave del gobierno.

NOTICIA: Turquía acusa a kurdos y a Siria del atentado de Ankara

El primer ministro Ahmet Davutoglu mantuvo un encuentro de emergencia con el ministro del interior, el responsable de la agencia de inteligencia y los jefes de policía y seguridad, dijeron funcionarios.

Turquía, un miembro de la OTAN, enfrenta múltiples amenazas de seguridad.

Como parte de una coalición liderada por Estados Unidos, lucha contra Estado Islámico en los vecinos Siria e Irak.

También combate a los militantes del PKK en el sudeste de su propio territorio, donde en julio pasado colapsó un cese del fuego de dos años y medio, desencadenando la peor ola de violencia desde la década de 1990.

NOTICIA: Turquía bombardea campamentos del PKK en Irak tras ataque en Ankara

mfh