Naciones Unidas.- La cifra de adolescentes que mueren por causas relacionadas con el Sida se triplicó en los últimos 15 años, con lo que se ha convertido en la segunda causa de muerte para personas de entre 15 y 19 años, según Unicef.

Según datos difundidos este viernes por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), los adolescentes conforman el único grupo por edad para el que las muertes relacionadas con el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida) no apuntan a la baja.

NOTICIA: VIH remite de una joven tras 12 años sin medicamentos

Destacó que el Sida es la principal causa de muerte para los adolescentes en África, y que al sur del Sahara es donde tiene más prevalencia esta enfermedad, causada por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

En esa región, las adolescentes mujeres son las más afectadas, ya que representan siete de cada 10 nuevos contagios de la enfermedad.

Pese a la expansión del Sida entre los adolescentes africanos, el Unicef advirtió que tan sólo una de cada 10 personas de entre 10 y 15 años en el África sub-sahariana es sometida a una prueba de detección de la enfermedad.

NOTICIA: ONU pide 32,000 mdd anuales para acabar con el VIH antes de 2030

Craig McClure, director de los programas sobre el VIH-SIDA de Unicef, consideró que es preciso ofrecer a las personas que padecen el virus el tratamiento adecuado, así como atención y apoyo.

Al mismo tiempo, aquellos que son VIH negativos deben tener acceso al conocimiento y a los medios que los ayuden a mantener ese estatus , afirmó McClure.

NOTICIA: Casos de contagio de VIH caen más de 35% desde 2000

De acuerdo con el Unicef, sólo uno de cada tres de los 2.6 millones de niños menores de 15 años que son VIH positivos recibe el tratamiento adecuado.

Apuntó además que la mayor parte de los adolescentes que padecen Sida adquirieron la enfermedad cuando eran niños, y que muchos viven hasta la adolescencia sin saber que son portadores del VIH.

Unicef resaltó que 26 nuevos contagios de VIH-SIDA en adolescentes ocurren cada hora en el mundo y que casi la mitad de estos casos sucede en tan solo seis países: Sudáfrica, Nigeria, Kenia, India, Mozambique y Tanzania.

mac