La Paz.- El gobierno boliviano manifestó este domingo su intención de emprender un diálogo con la española privada Iberdrola tras la nacionalización de sus empresas subsidiarias, dos eléctricas y dos de servicios, para llegar a un acuerdo económico de compensación favorable para ambas partes.

El presidente Evo Morales nacionalizó las empresas distribuidoras de luz Electropaz en La Paz y Elfeo en Oruro; y dos firmas de servicios, CADEB y EDESER, todas administradas por la empresa española, y posesionó a las nuevos gerentes.

"Me imagino que ellos (los representantes de Iberdrola) van a estar la próxima semana, vamos a charlar con ellos siempre en un ambiente cordial para ver de qué manera podemos llegar a una transacción que sea favorable para ambas partes", afirmó el ministro de Energía, Juan José Sosa.

Informó que en un plazo de 180 días se contratará a una empresa privada para que realice el avalúo patrimonial de las cuatro empresas, medios locales señalaron que tendrían un valor de 100 millones de dólares.

Iberdrola informó en Madrid que aún no tenía datos precisos sobre el valor de su patrimonio en Bolivia, aunque manifestó que espera un pago "real", mientras el Ministerio español de Asuntos Exteriores lamentó la decisión.

El ministro Sosa informó que los ejecutivos de las empresas serán sustituidos, pero que los 400 empleados existentes serán ratificados en los cargos.

Evo Morales, decidió la nacionalización, principalmente de las dos empresas de luz, para equilibrar la calidad de servicio entre el campo y las ciudades y para rebajar las tarifas de luz para poblados rurales.

lgl