El Vaticano. - El papa emérito Benedicto XVI calificó de "absurdas" las especulaciones que cuestionan la autenticidad de su dimisión y reiteró que comparte "opiniones" y "amistad" con su sucesor, Francisco, en una carta publicada el miércoles en el diario La Stampa.

Varios medios de comunicación publicaron análisis que sugieren la existencia de una diarquía en el Vaticano y se preguntan si Joseph Ratzinger se ha retirado completamente como había prometido. Se basan en la asistencia del papa emérito el pasado sábado al consistorio de Francisco en la basílica de San Pedro.

"No hay duda de la validez de mi renuncia al ministerio petrino (la función papal, ndlr). La única condición de la validez es una libertad decisoria plena. Las especulaciones sobre la invalidez de la renuncia son sencillamente absurdas", afirma el papa emérito, en respuesta a preguntas formuladas por escrito por La Stampa.

También se explica sobre la ropa blanca que viste, al igual que el papa Francisco. "Mantener el hábito blanco y el nombre de Benedicto es algo sencillamente práctico. En el momento de la renuncia, no había otros hábitos a disposición. Por lo demás llevo el hábito blanco de una forma claramente distinta a la del papa. En esto también se trata de especulaciones sin fundamento".

Benedicto XVI se refiere asimismo a los comentarios que hizo recientemente al suizo alemán Hans Küng, un colega de universidad que se ha convertido en el teólogo más crítico con él.

"El profesor Küng ha citado literalmente y correctamente las palabras de la carta que le envié", dice. En este texto, el papa emérito decía: "Estoy agradecido de poder estar vinculado por una gran coincidencia de opiniones y una amistad de corazón al papa Francisco. Considero que mi único y último deber es apoyar el pontificado a través de la oración".

mac