Un informe del Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos dado a conocer ayer, cuya publicación ha estado retrasada desde hace mucho tiempo, criticó tanto al Departamento de Estado como a la comunidad de inteligencia por no prevenir los ataques en contra de dos puestos en Bengasí, Libia, en los que murieron cuatro estadounidenses, entre ellos un Embajador, hace alrededor de 16 meses.

El informe bipartidista expone más de una docena de conclusiones respecto de las agresiones a un complejo diplomático y un anexo de la CIA en la ciudad. Manifiesta que el Departamento de Estado no logró aumentar la seguridad en las instalaciones a pesar de las advertencias y culpó a las agencias de inteligencia por no compartir la información sobre la existencia del puesto de avanzada de la CIA con el Ejército de EU.

La comisión determinó que el mando militar de EU en África no sabía sobre el anexo de la CIA y que el Pentágono no tenía los recursos necesarios para defender la instalación en caso de emergencia.

Sobre la base de que extensos informes de inteligencia reportaron sobre la actividad terrorista en Libia que incluyeron las amenazas anteriores y los ataques contra objetivos occidentales y dadas las deficiencias conocidas de la seguridad en la misión estadounidense, los ataques se pudieron prevenir , manifestó el panel a través de un comunicado.

El informe también destacó que la investigación del FBI sobre los ataques se ha visto obstaculizada en Libia y que 15 personas que han apoyado la investigación o han sido de ayuda para Estados Unidos , han sido asesinadas en Bengasí. El informe manifiesta que no está claro si los asesinatos estaban relacionados con la investigación.

Gran parte del informe relata hechos, ahora familiares, sobre el deterioro de las condiciones de seguridad en Bengasí en el 2012, un año después de la caída del dictador Muammar Gaddafi. Expone nuevos detalles sobre la relación entre el puesto del Departamento de Estado y el anexo de la CIA, que se encontraban a casi 2 kilómetros de distancia entre sí, y describe la preocupación que existe entre los especialistas de inteligencia sobre la creciente potencia de los militantes islámicos en la ciudad.

A pesar de la deteriorada situación de seguridad en Bengasí y las amplias advertencias estratégicas, el gobierno de Estados Unidos simplemente no hizo lo suficiente para prevenir estos ataques y garantizar la seguridad de los que trabajaban en Bengasí , recriminó el senador republicano Saxby Chambliss, vicepresidente del Comité de Inteligencia del Senado.

En respuesta a la publicación del informe, el Departamento de Estado emitió una actualización de sus esfuerzos para mejorar la seguridad en las misiones internacionales.

La portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, observó que el informe agrega poca información nueva y no hace mucho para ampliar la comprensión sobre los motivos de los ataques.