Washington. La asunción de un nuevo presidente en Yemen marca un "nuevo comienzo" en ese país, dijo el presidente de Estados Unidos Barack Obama, pero indicó que aún queda mucho por hacer, incluyendo la convocatoria de nuevas elecciones en 2014.

"Bajo el liderazgo del presidente Abdrabuh Mansur Hadi, Yemen tiene potencial para servir de modelo de cómo pueden existir transiciones pacíficas a la democracia cuando el pueblo resiste a la violencia y se une en torno a una causa común", señaló Obama.

Hadi, que sucedió al dictador Alí Abdalá Saleh, asumió este sábado el gobierno para ejercer un mandato de transición de dos años.