Como parte del fortalecimiento de protocolos en la frontera sur de Estados Unidos, Mauricio Claver-Carone, asesor especial del presidente Donald Trump y director sénior de Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional de EU, advirtió que los agujeros que existen en la ley de asilo ya no podrán ser utilizados para fomentar la migración ilegal a ese territorio.

En una conferencia telefónica con periodistas, Claver-Carone puntualizó que los agujeros que existen en la normativa de asilo se utilizan como herramienta o una excusa para tergiversar el sistema legal estadounidense por parte de organizaciones criminales que lucran con las personas.

“Estados Unidos quiere que aquellos que busquen y necesiten verdaderamente asilo bajo las normas internacionales lo tengan (...) pero que el asilo no se convierta en un mecanismo falso o una herramienta que fomente la migración económica ilegal, porque sería una falsedad o una ilegalidad. Estados Unidos, apoyado por la Corte Suprema de Justicia, podrá devolver a las personas que busquen asilo al primer país de salvoconducto. El asilo se les negará si no lo pidieron antes en otro país”, dijo.

No hay acuerdos de tercer país seguro con EU

Asimismo, Mauricio Claver-Carone pidió que se deje de llamar acuerdo de tercer país seguro a los planes alcanzados con Guatemala y Honduras, porque se trata de acuerdos de cooperación de asilo.

“A ver si nos acostumbramos a llamar los acuerdos como son, acuerdos de cooperación de asilo (...) No son acuerdos macro de tercer país seguro, son limitados a las situaciones de los países y ajustados a las realidades de los países”, aseveró el asesor.

Por último, destacó que con el presidente electo de Guatemala, Alejandro Giammattei, se ha tenido comunicación para incluirlo en las conversaciones de dicho acuerdo para que pueda concretarse.

Responsabilidades de EU

En el marco de la conferencia y análisis de 90 días del acuerdo migratorio entre México y Estados Unidos realizado en el ITAM, Natalia Saltalamacchia, especialista en estudios internacionales del ITAM, consideró que Estados Unidos está renunciando a su responsabilidad internacional en materia de asilo, al hacer que México colabore con el denominado Protocolo de Permanecer en México (MPP).

“Ésta es una manera de no otorgar asilo. Pone condiciones para que nadie sea exitoso en esta resolución. El hecho de que a una persona la devuelvan a México la pone en desventaja, porque no tiene contacto con el abogado de oficio. México está colaborando involuntariamente con una política muy perversa de EU”, manifestó.

Además, la embajadora Olga Pellicer destacó que México no consideró los costos políticos y económicos que implica acoger a los solicitantes de asilo en Estados Unidos.