Asunción.-La cámara de Diputados aprobó sorpresivamente este jueves un pedido de juicio político para destituir al presidente de Paraguay Fernando Lugo por "mal desempeño de sus funciones", informaron oficialmente fuentes parlamentarias.

La petición fue aprobada por 76 votos contra 1, como secuela de la matanza de 6 policías y 11 campesinos en un choque armado el pasado viernes en Curuguaty, 250 km al noreste.

Lugo anunció que no renunciará y que se someterá al juicio político de destitución.

Este presidente no va a presentar renuncia al cargo y se somete con absoluta obediencia a la constitución y las leyes a enfrentar el juicio político con todas sus consecuencias", precisó el jefe de Estado al pronunciar un mensaje a la nación.

Eulalio López, líder campesino de la Liga Nacional de Carperos, involucrada en los sangrientos choques del viernes, instó al campesinado a movilizarse para defender al gobernante.

Sin embargo, fuentes gubernamentales señalaron a periodistas acreditados en la sede de gobierno que el jefe de Estado no permitirá una escalada violenta.

El presidente, un ex obispo católico, dijo que denunciaba "ante el pueblo que su voluntad está siendo objeto de un ataque inmisericorde por sectores que siempre se opusieron al cambio para que el pueblo sea protagonista de su democracia", manifestó el gobernante.

Acusó a los congresistas de haber abandonado la mesura, la reflexión y de llevar "a tambor batiente" el juicio político en su contra.

SENADO PREPARA JUICIO

El Senado convocó inmediatamente a una sesión plenaria para aprobar el sistema de juicio político para que el jefe de Estado comparezca como acusado.

"Vamos a fijar el plazo para que el presidente se entere del libelo acusatorio y se defienda", dijo el presidente del Senado, Jorge Oviedo Matto.

Sólo 5 partidarios de Lugo integran el Senado de 45 miembros.

Enrique García, procurador general de la República, que asumirá la defensa del presidente, dijo a la AFP que "el juicio puede durar varios días dependiendo del plazo que establezca el Senado".

"Vamos a interiorizarnos del libelo acusatorio y nos defenderemos", señaló el profesional.

La aprobación del juicio político se produjo después de que el Partido Liberal, que integraba la coalición de gobierno, decidiera apoyarlo. De los 28 diputados liberales, 27 votaron a favor del juicio político y uno estuvo ausente.

El partido Liberal había conminado al presidente a destituir a su nuevo ministro del Interior Rubén Candia (colorado), que nombró tras la destitución de Carlos Filizzola el viernes después de la matanza, y remplazarlo por un integrante de su nucleamiento político.

"Los plazos se han acabado. Lugo no nos hace caso", dijo hoy en conferencia de prensa el presidente de los liberales, Blas Llano, al anunciar el retiro del apoyo de su partido al jefe de Estado.

Si Lugo es condenado por el Senado, asumirá el vicepresidente, Federico Franco, líder del partido Liberal, componente de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC), la coalición que ganó las elecciones presidenciales del 2008.

Las próximas elecciones presidenciales están marcadas para el 23 de abril de 2013 y el período presidencial finaliza el 15 de agosto de ese año.

LUGO TOMA MEDIDAS

En un intento por desactivar la crisis, Lugo anunció el miércoles la formación de un grupo especial de "civiles notables" con apoyo de la OEA "para ofrecer un marco de garantía internacional al proceso de investigación" de las muertes.

"Tenemos que conocer y esclarecer las responsabilidades y castigar a los culpables", remarcó Lugo, precisando que el organismo "será independiente" de la policía y de otras dependencias estatales.

"Hay indicios de que lo acontecido es obra de profesionales del delito", apuntó, y especificó que existen "elementos que hacen suponer que quienes atacaron a los policías usaron armas de alto impacto".

Según la versión oficial, campesinos armados mataron a sangre fría a seis policías que fueron a parlamentar con ellos antes de proceder a desalojarlos de una propiedad privada que ocupaban en Curuguaty, noreste del país. Los agentes habrían repelido la agresión, matando a 11 campesinos.

Lugo exhortó a "dejar de lado los intentos de obtener rédito político de la situación".

APR