Tapachula. Soldados de Guatemala y Honduras serán desplegados para evitar el avance de nuevas caravanas de migrantes con destino a Estados Unidos en medio de la creciente desesperación entre quienes buscan cruzar.

Los devastadores huracanes Eta e Iota, que azotaron la región a finales del 2020, junto con las graves consecuencias económicas de la pandemia del Covid-19 han llevado a millones de personas en la región ya pobre más cerca del hambre, lo que ha llevado a un aumento constante de la migración con destino a EU a través de México.

En la ciudad fronteriza mexicana de Tapachula, grupos frustrados de migrantes que ya habían logrado atravesar la frontera con Guatemala suplicaron a los funcionarios que les proporcionaran visas humanitarias para permitirles su travesía por México.

En redes sociales, muchos hondureños han indicado que planean partir el próximo fin de semana en una nueva caravana, lo que ha llamado la atención de funcionarios estadounidenses que han pedido a los gobiernos de la región que los detengan.

Por su parte, funcionarios de México iniciaron una gira de trabajo de tres días por Guatemala en el marco de la estrategia para fortalecer el diálogo político, la coordinación migratoria y la cooperación con ese país centroamericano.

El director general para América Latina y el Caribe, Martín Alonso Borrego revisará la estrategia conjunta de atención a los desplazamientos masivos irregulares de migrantes en la región.