El embajador de Alemania Peter Tempel resalta que México es el socio comercial más importante para su país en América Latina y viceversa. En entrevista con El Economista desea que México sea un fuerte país democrático.

— El tema del Covid-19 está azotando a todo el mundo, pero no todos los gobiernos han respondido de igual manera para tratar de proteger a la sociedad. En Alemania, ¿cómo se toman las medidas para paliar la propagación del virus, es decir, existe un científico que le va dando recomendaciones a la canciller Angela Merkel para que ella tome decisiones pertinentes? ¿Cada Estado (Bundesland) toma decisiones para sus propios ciudadanos o es el gobierno de Merkel quien decide las medidas para cada Estado?

—Según nuestra constitución, la mayoría de las competencias en materia de salud recaen en los Estados. Por ello, la Canciller Merkel se coordina regularmente con los Ministros Presidentes estatales. A raíz del drástico aumento de los contagios, Alemania ahora ha implementado restricciones considerables a nivel nacional para la vida pública. A la vez, esperamos que podamos iniciar con la vacunación de la población a partir del 27 de diciembre. 

La Canciller y todos los dirigentes políticos basan sus decisiones en el asesoramiento especializado de científicos –en particular virólogos de renombre y la Academia Alemana de Ciencias Leopoldina–.

— Alemania ejerce actualmente la presidencia de la Unión Europea. Uno de los elementos que le ha tocado gestionar es el paquete de subsidios y préstamos a los países más afectados por el Covid-19.  Polonia y Hungría se negaban a que sus sistemas democráticos se sometieran a exámenes. ¿Cómo evalúa la situación política en la Unión Europea y la gestión de su país durante la presidencia?

— La presidencia alemana del Consejo tuvo que trabajar bajo circunstancias difíciles en los últimos meses, pues en Bruselas hubo poco que siguiera como de costumbre. Sin embargo, los resultados que hemos conseguido son dignos de mencionarse.

El acuerdo sobre un marco financiero de mediano plazo para los siguientes 7 años es de importancia fundamental. Y por primera vez, el presupuesto está vinculado a un mecanismo del Estado de derecho, que condiciona la entrega de los fondos europeos al cumplimiento de los principios básicos democráticos. Las objeciones provisionales de Polonia y Hungría a este respecto fueron superadas en el Consejo Europeo la semana pasada. 

Con el nuevo plan de recuperación de más de 750,000 millones de euros, apoyamos en un esfuerzo europeo conjunto a las economías de nuestros Estados miembros que tuvieron que sufrir graves perjuicios debido a la pandemia del coronavirus –una iniciativa, por cierto, de la Canciller Merkel y el Presidente Macron–.

Pero más allá del presupuesto y la pandemia, también hubo decisiones históricas: la Unión Europea se comprometió a un objetivo climático más ambicioso. Para 2030, las emisiones de gas de efecto invernadero se reducirán al menos en un 55% en comparación con los niveles de 1990.

— La canciller Merkel fue de las pocas líderes del mundo que no se dejó amedrentar por las amenazas del presidente Trump. ¿Cree que cambiará la relación entre Alemania y Estados Unidos con la llegada de Joe Biden a la presidencia?

— Pienso que la relación con Estados Unidos mejorará considerablemente. El presidente electo, Joe Biden, se ha declarado claramente en favor del compromiso multilateral de los Estados Unidos. Espero que Estados Unidos vuelva a asumir pronto un mayor compromiso en las Naciones Unidas, la OTAN y también en otros ámbitos, como la protección del clima, donde solo una cooperación global nos llevará adelante. 

Por lo tanto, tenemos la gran esperanza de poder revitalizar la estrecha asociación transatlántica entre Alemania y Estados Unidos, aunque naturalmente no compartimos una visión similar de todas las cuestiones. Alemania y la Unión Europea están dispuestas a asumir más responsabilidades en el plano internacional, incluso en materia de política exterior y de seguridad. Para ello necesitamos socios fuertes y confiables. 

—Desde la alianza conformada por los partidos Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) y la Unión Social Cristiana de Baviera, está creciendo el número de personas que a favor de que Alemania ingrese al desarrollo de armamento nuclear. Lo dicen para no depender del paraguas nuclear de Estados Unidos luego del gobierno de Trump. ¿Cree que sí sería necesario romper la dependencia nuclear de gobiernos complejos y en contra del multilateralismo como el de Trump?

—Alemania no está emprendiendo ningún esfuerzo para desarrollar su propio armamento nuclear. Sin embargo, hay un debate sobre las capacidades nucleares propias de Europa; esto tiene que ver no solo con el posicionamiento de Estados Unidos, sino también con la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. 

Por ello, Alemania, junto con Francia y otros socios, se está empeñando en fortalecer la soberanía europea. Esto significa trabajar juntos más estrechamente y adoptar una posición más unida, no solo en la política de seguridad, sino también en la política económica y financiera o la política digital. Ya hemos hecho algunos avances aquí en los últimos años. 

Un principio central de la política exterior alemana seguirá siendo que nunca vamos a avanzar solos, sino que siempre nos comprometeremos multilateralmente, ya sea en el marco europeo o en otros formatos, como la Alianza para el Multilateralismo, donde también trabajamos de cerca con el Gobierno mexicano. 

—¿Cómo evalúa la relación entre Alemania y México en los ámbitos diplomático y comercial? ¿Cómo se ha comportado la inversión alemana en México en los últimos años y cómo cree que se vaya a comportar en el 2021?

—La relación entre Alemania y México es estrecha y fiable, tanto en términos políticos como económicos. Al término de la presidencia alemana del Consejo de la Unión Europea, el Ministro de Relaciones Exteriores Maas organizó la semana pasada una reunión con los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea, América Latina y el Caribe, en la que participó el Secretario Ebrard. Ambos ministros de Exteriores trabajan en estrecha colaboración. 

A pesar de que la pandemia dificulta las visitas y diálogos regulares, Alemania ha respaldado con firmeza a México, entre otros, mediante la ayuda humanitaria para las víctimas de las inundaciones en Tabasco o el envío de un grupo de expertos para la lucha contra la Covid-19 en agosto.

Pese al impacto global de la pandemia en la economía, Alemania sigue siendo el socio comercial más importante para México en Europa y México el más importante para Alemania en Latinoamérica. En la primera mitad del año tuvimos ligeros retrocesos en el comercio a causa de la pandemia, pero desde septiembre observamos una recuperación y realmente espero que esta continúe en 2021. El nuevo Acuerdo Global entre la Unión Europea y México es un elemento importante a este respecto, que espero pueda firmarse pronto, pues ofrecerá más perspectivas para el desarrollo de nuestras relaciones comerciales. 

—El liderazgo de Angela Merkel no es fácil de encontrarlo en Europa y mucho menos en América Latina. Todo indica que dejará su puesto en 2021. A Helmut Kohl se le extrañó cuando dejó el gobierno, es indudable que a Angela Merkel también se la va a extrañar. ¿Cuál es el principal rasgo que usted destacaría de la canciller Merkel?

—La Canciller Merkel es una líder indiscutible. Por ello es muy apreciada en Alemania, Europa y el mundo. Siempre es objetiva, equilibrada y justa en su trato con los demás y, al mismo tiempo, siempre está orientada a los resultados. En alemán se dice que “piensa las cosas desde el final”. Por lo tanto, ella es respetada por muchas personas en Alemania, incluso más allá de su partido, y goza de una gran reputación. 

—Algo que le gustaría agregar, embajador.

—Me gustaría subrayar una vez más lo importante que es México para nosotros. Deseamos que México sea un fuerte país democrático en el continente norteamericano, con quien podamos luchar juntos por un orden internacional basado en reglas y que sea nuestro socio en la configuración de las cuestiones globales, mismas que van a marcar nuestro futuro.

kg