Caracas. Un comité que representa a inversores en bonos venezolanos pidió al líder de la oposición y de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, comenzar a discutir el marco para una futura renegociación total de la deuda externa del país sudamericano, que cayó en incumplimiento en el 2017.

Los bonistas decidieron responder al equipo financiero de Guaidó, que hace pocos días se mostró dispuesto a dar un trato igualitario a los acreedores del país en default, en una negociación que tienen previsto iniciar una vez que lleguen al poder, tras conseguir la salida del presidente Nicolás Maduro, cuyo mandato califican como ilegítimo.

Si bien el comité de acreedores de Venezuela aceptó que lo inmediato para un futuro gobierno liderado por la oposición es atender la crisis humanitaria, pidió en un comunicado a Guaidó “comprometerse ahora con el comité y otros actores interesados” en acordar un marco para esas negociaciones.

Los acreedores insistieron en solicitar a Guaidó que negocie “toda la deuda”, pública y privada, en un proceso que debe empezar por “proporcionar información oportuna y transparente”.

El gobierno de Maduro acumula con los bonistas pagos pendientes de intereses y capital por unos 11,400 millones de dólares por títulos en circulación que superan 60,000 millones de dólares.

En el documento, los acreedores se oponen a un decreto que solicitó Guaidó al gobierno estadounidense para proteger los activos venezolanos de posibles embargos, y piden negociar las deudas con Rusia y China junto con las de los tenedores de bonos.

Los tenedores de bonos prefieren que la Asamblea Nacional venezolana apruebe una ley de quiebra que sea reconocida por Estados Unidos, antes de tramitar un decreto.

El equipo financiero de Guaidó reconoció que las obligaciones por bonos, facturas comerciales o nacionalizaciones suman casi 200,000 millones de dólares.

Petición del Parlamento

El Parlamento venezolano, controlado por la oposición, pedirá a la Corte Penal Internacional (CPI) que anexe las denuncias de la ONU sobre graves violaciones de derechos humanos en Venezuela a sus investigaciones sobre presuntos crímenes de lesa humanidad en este país.

La asamblea acordó la solicitud durante una sesión que debatió un informe de la alta comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, quien denunció ejecuciones, detenciones arbitrarias y torturas en Venezuela, tras una visita al país en junio.

En el reporte, Bachelet informó del asesinato de miles de personas por parte de las fuerzas de seguridad durante el último año y medio.