Si no se implementan políticas públicas para dar una mayor participación a la población adulta en el mercado laboral, podría haber escasez de puestos de trabajo, baja capacitación y menor crecimiento económico, advirtieron ayer los ministros de Trabajo del G20.

Al concluir un encuentro de dos días en Matsuyama, Japón, los encargados de la política laboral de las 20 principales economías del mundo manifestaron su preocupación por el envejecimiento de la población y por los altos niveles de desempleo e informalidad de los jóvenes.

Ante este contexto, afirmaron que los desafíos del futuro del trabajo no sólo tienen que ver con el impacto del avance tecnológico en el mundo laboral, sino también con el envejecimiento de la población y las mayores expectativas de vida, lo que obligará a los gobiernos a definir alternativas para que estos sigan formando parte de la fuerza laboral.

“El cambio demográfico, junto con los avances tecnológicos y la globalización están transformando el mundo del trabajo. El envejecimiento de la población está progresando en los países del G20 a diferentes ritmos, mientras que en algunos países la participación de la población joven sigue creciendo”, expresan los ministros en la declaración final de la cumbre.

La llamada “economía plateada”, detallan, presenta nuevas oportunidades laborales, como la posibilidad de ampliar la edad para la jubilación, incentivos para que los empleadores retengan a los trabajadores adultos y el impulso de políticas de atracción de talento sin discriminación por edad.

Otro cambio que implicará el envejecimiento de la población es la transformación de un modelo de educación tradicional de tres fases: educación básica, media y superior, a uno de capacitación constante que les permita a los trabajadores cambiar de posición y tipo de trabajo con más frecuencia durante su vida, principalmente a través del desarrollo de nuevas competencias.

“Reconocemos la importancia de promover una sociedad activa aun en su etapa de envejecimiento, en la cual se capacite a todos a participar en el mercado laboral sin discriminación”, expresaron.

Reiteran compromisos por la equidad

También se refirieron a la Cumbre del G20 de 2014 en la ciudad australiana de Brisbane, donde se llamó a cerrar la brecha laboral entre mujeres y hombres, e insistieron en la necesidad de concretar la eliminación de la desigualdad que persiste en el mercado.

La meta fijada hace cinco años fue la de disminuir para el año 2025 en 25% la diferencia en la tasa de participación laboral entre hombres y mujeres.

En ese marco destacaron la necesidad de balancear de mejor manera las responsabilidades del hogar entre ambos géneros, incluyendo licencias y permisos para que los hombres puedan dedicarse a cuidados familiares.

Fomentar medidas de ese tipo ayudarán al abatimiento de los estereotipos de género que limitan las oportunidades para el trabajo de las mujeres, indicaron los ministros.

El G20 está formado por México, Argentina, Brasil, Canadá, Estados Unidos, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, Corea del Sur, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turquía, Australia, Reino Unido y la Unión Europea.