El Observatorio Laboral de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social clasifica las habilidades para el trabajo en dos tipos: las blandas (soft) y las duras (hard)

Las habilidades o competencias blandas se relacionan con actitudes, comportamientos y valores del trabajador. Las duras se refieran a los conocimientos académicos o técnicos que las empresas suelen exigir para cubrir una vacante. Se puede afirmar que las blandas se adquieren relacionándose con otras personas y las duras  estudiando un curso o una carrear. 

Ejemplos típicos de habilidades blandas son saber trabajar en equipo, tener facilidad de palabra, ser propositivo, comprometido o creatividad. Entre las habilidades duras están el uso de programas informáticos, el manejo de herramientas  especializadas o el dominio de un idioma extranjero. 

Competencias del capital humano

De acuerdo con una nota técnica hecha en el 2010 por el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE), las competencias del capital humano se integran por: conocimientos, habilidades, actitudes y valores. 

El estudio del IPADE  afirma que es difícil identificar las actitudes y valores de una persona durante el proceso de reclutamiento.

La mejor forma de ubicar las habilidades suaves de los colaboradores es con entrevistas profundas, pruebas psiquicométricas y simulaciones de escenarios. La nota técnica sugiere que “para desarrollar competencias como negociación, trabajo en equipo o gestión del tiempo, hay que empezar por adquirir conocimiento teórico del tema”. 

Los cuatro elementos necesarios para que una empresa tenga ventaja competitiva son: perfección del trabajo, ambiente laboral respetuoso, afectivo y de comprensión; comportamiento ético y atención personalizada.  

Creciente importancia de las habilidades blandas

En declaraciones al diario español Expansión, Gemma Mercadal, psicóloga de AddVante, una consultora en servicios profesionales, afirma que actualmente ya no es suficiente con tener conocimientos técnicos. Ahora las empresas atribuyen cada vez más importancia a las habilidades blandas y la experta da un ejemplo concreto: ser buen comunicador y negociador y saber trabajar en equipo ayudará mucho a tener mejores relaciones con los colaboradores. 

“Es básico desarrollar las capacidades intrapersonales, las que nos permiten gestionarnos a nosotros mismos, como el autocontrol, la estabilidad emocional, la autoconfianza o la resistencia a la adversidad”, señala Mercadal.

Factor Capital Humano preguntó a tres empresas mexicanas qué habilidades  toman más en cuenta a la hora de contratar a una persona. 

Empleados con buen humor para los hoteleros

Grupo Posadas, operadora de hoteles Fiesta Americana, Fiesta INN y One, busca en el capital humano más habilidades blandas que duras: al la hora de evaluar un candidato, las habilidades blandas tienen un peso del 70 por ciento y las duras un 30 por ciento.  

“Es importante que el colaborador tenga las capacidades de aprendizaje, de comunicación, de resolver problemas. Deben ser optimistas y tener buen humor”, comenta Omár Flores, especialista en Atracción de Talento de Grupo Posadas. 

Durante el proceso de contratación, los responsables de atracción de talento del grupo hotelero se  fijan en cinco aspectos clave: atención al detalle para procurar no cometer errores, desarrollo de liderazgo, capacidad de generar una buena experiencia en el cliente y  saber negociar y trabajar en equipo, 

La autoestima es una cualidad importante que se refuerza con capacitación al personal porque contribuye a un mejor estado de ánimo al momento de prestar el servicio. 

Trabajo en equipo

También Enlight, una empresa de Ciudad de México que instala paneles solares, privilegia las competencias blandas y dan prioridad a candidatos que tengan pasión por el medio ambiente, resulten agradables en el trato, aprenda  rápido y sepan trabajar en equipo,

Karla Sánchez, jefa de talento de la compañía, considera que los conocimientos técnicos se pueden adquirir dentro de la propia empresa con capacitaciones. 

Para The Home Depot México, una cadena minorista especializada en venta de artículos para el hogar y materiales para construcción, las competencias blandas son importantes porque ayudan a mejorar el ambiente de trabajo y el rendimiento de la empresa. 

“Las habilidades blandas determinan cómo se comporta la persona dentro del negocio y el negocio determina de acuerdo a su cultura el tipo de persona que quiere tener”, afirma Eduardo Valenti, director senior de Recursos Humanos de la compañía en un correo electrónico. 

Entre las competencias blandas que The Home Depot busca en su capital humano están, entre otros, saber interactuar con otras personas y saber comunicar bien. Valenti considera que las habilidades blandes se pueden perfeccionar, pero es un trabajo que no sólo depende de cursos o talleres que la empresa proporciona al colaborador, sino también es un trabajo personal de cada empleado.