El arrendamiento financiero es una figura legal por medio de cual dos personas (físicas o morales) se comprometen de manera recíproca y voluntaria a:

  1. Arrendador: conceder el uso o goce temporal de un bien mueble o inmueble
  2. Arrendatario: pagar un precio periódico por concepto de ese uso con opción de compra.

Se trata de una opción recurrente entre las empresas que buscan crecer y que también es habitual entre los emprendedores que no cuentan con la capacidad para adquirir los bienes necesarios para sus negocios. Entre los bienes que suelen arrendarse destacan automóviles para servicios, equipo especializado y oficinas, en un proceso también conocido como leasing.

Arrendamiento puro y financiero

La opción de compra al final del periodo determinado en el contrato de arrendamientos es la diferencia entre un arrendamiento puro y un arrendamiento financiero. Para estos casos se fija un monto a pagar sobre el valor del bien al que se suma una tasa de interés: la diferencia entre el total de los pagos y el valor original de bien arrendado.

Estos contratos tienen una duración mínima de un año. El arrendatario es quien figura como propietario del bien para efectos fiscales, lo que le permite deducir su inversión. Si no se ejerce la opción de adquirir el bien, éste deberá ser devuelto al arrendador, sólo con excepción de que el contrato estipule lo contrario.

¿Cómo reestructurar un arrendamiento financiero?

Para la reestructuración de un arrendamiento financiero existen diferentes opciones, según se trate de una tasa de interés variable o una tasa de interés fija. En los primeros, la opción suele ser un cambio a tasa fija, mientras que en los arrendamientos de tasa fija es posible que los periodos de pago se extiendan para disminuir los montos.

Los usuarios de arrendamientos financieros pueden solicitar una reestructuración a la empresa proveedora del servicio para ajustarlo a sus necesidades, opción que por lo general tendrá un ligero costo porcentual sobre el monto financiado. Una reestructuración del arrendamiento suele solicitarse para optimizar costos y aumentar liquidez.

[email protected]