En la industria de logística global emerge un nuevo modelo de negocio, generado por el cambio tecnológico, asociado a la digitalización y a la automatización de los vehículos y sensores en los procesos de carga de la cadena de suministro. La base es la analítica de datos que aporta la Inteligencia Artificial.

El nuevo modelo de negocio es una nueva plataforma empresarial que propicia el surgimiento de alianzas entre los fabricantes de vehículos de carga, las grandes empresas de tecnología y las compañías de leasing. 

Carlos Zegarra, socio de la consultora PwC, explicó que tal modelo de negocio se hará evidente en el mundo y en la industria de logística desde el 2021. Las alianzas se reproducirán en este sector de manera paulatina hacia el 2030, en Europa, Estados Unidos y Asia, mediante el paraguas Mobility Data Services en la cadena de valor, desde un centro de distribución hasta la última milla de entrega de un producto.

¿Qué aporta cada sector en el nuevo modelo de negocio de la industria logística? “Las empresas de leasing el modelo financiero, las de tecnología, las plataformas digitales, en tanto que los fabricantes de vehículos de carga proporcionan el activo para producirlos”, precisó Carlos Zegarra.

De las empresas inmersas en la logística, sostuvo que si quieren participar en el nuevo modelo de negocio deberán agregar capacidades, ya sea mediante la alianza con terceros con capacidad digital o a través de sus propios desarrollos. 

Explicó que, en esta transformación de la industria de logística, las empresas de tecnología se volverán los jugadores clave, ya que proveerán el servicio sin necesidad de ser dueños de la infraestructura: “ya lo están haciendo”, precisó.

Comentó que con Moblity Data Services, la empresa no requiere ser dueño de una infraestructura, pues adquiere el servicio según lo necesita, evitan así los costos fijos que se generan el ser propietario de la infraestructura. “El leasing impulsa la posesión, pero erradica la propiedad de un bien”.

Ventajas de la automatización

Entre las ventajas que generará el proceso de automatización de los vehículos de carga y de la cadena de valor de esta industria, Carlos Zegarra mencionó el uso eficiente del combustible y de la energía eléctrica, la eliminación del chofer y de la cabina de los vehículos de carga. Ésta representa 1/3 del costo de producción de un vehículo de carga.

Harold Schoenbeck, gerente en cadena de suministro y logística de E&Y para Centroamérica, comentó que con la automatización se estima que el costo de operación de un camión de carga autónomo se reducirá en 40%, su disponibilidad de uso aumentará de dos a tres veces, hacia el 2030, y que hacia el 2040 este tipo de transporte prescindirá del factor humano. 

Otra ventaja de la automatización de la cadena de valor mencionada por Carlos Zegarra, es el aumento de hasta 78% en el tiempo de uso de los vehículos de carga, desde el 25% actual, hacia el 2030. Aseguró el socio de PwC, quien prevé que la tecnología autónoma reducirá también los costos de esta industria en 47% de manera progresiva: “En tres años se reducirá 5%; al 2015 crecerá a 15%; y al 2030 llegará a 47 por ciento”. 

La mayor eficiencia en tiempos y costos se debe a la revolución tecnológica eléctrica y autónoma que se opera en la industria automotriz, donde los vehículos de carga experimentan ya un proceso de cambio, de semiautónomo hasta el vehículo totalmente autónomo hacia el 2030. Volvo desarrolló ya un camión de carga sin cabina. 

Flete autónomo, la cereza en logística

Harold Schoenbeck, de E&Y, explicó que el flete autónomo es el nuevo componente de la automatización de la cadena de suministro, el cual permitirá que el mismo producto envíe una señal y sea recolectado en un centro de distribución autónomo. Esta tecnología permitirá eliminar los fletes muertos que actualmente son de 60% en promedio.

En suma, la tecnología autónoma “permitirá al producto, al centro de distribución y al camión de carga determinar el mejor momento de entrega, mediante algoritmos, y reglas de costo por paquete, tiempo de entrega, nivel de servicio, garantía, entre otras, para ser despachado, desplazado y entregado”.

Deloitte, en su estudio Eficiencia de la cadena de suministro 2019, revela que el 60% de las empresas mexicanas han invertido en tecnología para mejorar la cadena de suministro, sobre todo las relacionadas con el consumo, manufactura y la salud.

[email protected]