Al tratar de conectar un cable en el enchufe del departamento donde vive, el cual es rentado, Diego quemó la instalación de la misma. En cuanto pasó, el joven de 23 años avisó a su casero para que éste viera y arreglara el desperfecto.

Hacer reparaciones o una remodelación en un inmueble alquilado es uno de los principales problemas entre arrendatarios e inquilinos, ya que, dependiendo del problema, se debe determinar y delimitar quién debe cubrir la reparación y su costo.

Sin embargo, de acuerdo con especialistas, es importante que cualquier tipo de detalles se estipulen en el contrato de arrendamiento, para que desde un inicio se delimite la responsabilidad de cada parte.

Marco Torres, gerente de operaciones de la aplicación especializada en renta de vivienda Homie, explicó que cuando un inquilino comienza a rentar siempre debe especificarse dentro del contrato las obligaciones y responsabilidades de ambas partes antes, durante y después de la estadía.

“El contrato siempre será la herramienta más importante y aunque puede llegar a haber ciertos convenios verbales, lo ideal es que todo lo que se platique se plasme dentro de este documento para que haya una correcta convivencia”, aseguró

Leonardo González, analista de Real Estate de Propiedades.com señaló que uno de las principales fricciones entre propietarios e inquilinos es quién debe pagar los gastos en caso de un accidente, por lo que recalcó que cualquier responsabilidad debe consultarse con base a las clausulas contractuales del contrato de arrendamiento.

Indicó que el deterioro de un inmueble se debe a muchos factores que van desde la antigüedad del mismo, daños estructurales, falta de mantenimiento y por el mal uso que le dan sus habitantes.

Mal uso

En caso de que el deterioro fue por culpa del inquilino, el gerente de operaciones de Homie enfatizó que se obtiene recursos del depósito de garantía realizado al principio de la renta de la vivienda.

“Si el propietario encuentra que hay daños, retira completa o parcialmente el depósito en garantía que le servirán para cubrir los gastos por desperfectos. Esto puede generar fricciones al final del arrendamiento”, señaló.

Destacó que un punto a considerar es el tipo de daño que cause el inquilino, se puede tratar de un descuido o accidente, o ser parte del deterioro normal de la vivienda.

En el caso de que se trate de la antigüedad de la vivienda, el gerente comentó que dependerá del tipo de daño y con ello se determina si pueden negociar para arreglar el desperfecto o si el inquilino está exento de pagar, por lo que las reparaciones correrán a cargo del propietario.

“En ocasiones sucede que si es responsabilidad de ambas partes: que la infraestructura fuera vieja y que el inquilino al hacer una remodelación afectara más ese daño, pero se puede llegar a un acuerdo en porcentajes”, aseguró.

Reveló que los problemas drenaje y tuberías son los más comunes en el alquiler de una vivienda, pero que en la mayoría se deben por la antigüedad de las mismas.

En segundo lugar, citó que se encuentran daños la perforación de paredes para colocación de cuadros y repisas, en tercero daños en la cocina por el cochambre que se acumula en las estufas o en la campana y problemas en el piso por una mala limpieza en cuarto lugar.

El gerente destacó que un punto importante al finalizar el plazo de arrendamiento y si hubo algún tipo de daño, es validar las condiciones en las cuales primero lo recibió y como lo entrega.

“Es importante que el inquilino tome fotografías antes de ocupar la vivienda, para que le sirva como un registro fotográfico que sirven como testigos de los daños o deterioro previo a su llegada, para que al final se puede hacer un comparativo de cómo lo recibió y cómo lo entrega”, abundó.

Una manita de gato

En caso de que el inquilino quiera hacer una remodelación o cambio de un aparato, deberá avisarle primero al propietario, quien autorizará o no cualquier modificación y esté enterado de cualquier desperfecto que llegase a pasar por estos movimientos.

“Siempre que el inquilino vaya a realizar cualquier tipo de cambio en la vivienda, es importante que notifique, tanto a las aplicaciones como al dueño directo, para consultarle sobre el cambio que quiere hacer, que la avale y si tiene algún proveedor de confianza que le ayude en el proceso”, afirmó el analista de Real Estate de Propiedades.com

Agregó que una vez firmado el contrato de arrendamiento se deben estipular las clausulas sobre qué áreas de la vivienda requieren de cierta mejoría y cuál es el acuerdo presupuestario para poder solventar este tipo de mejoras.