Si eres de las personas que al iniciar el año evalúa sus logros y metas en el año previo, entonces seguramente te sentirás satisfecho o satisfecha con varios propósitos que lograste cumplir. Sin embargo, habrá muchos que dejaste pasar y no lograste, pero no te preocupes, puedes tenerlos en cuenta para este nuevo año que inicia.

Si entre tus planes de año nuevo incluyes planes de ahorro que siempre cumples, entonces ¡felicidades! Éste es un hábito que debes conservar, no sólo como ahorro de corto plazo, sino también como ahorro de largo plazo. Si por el contrario, no acostumbras fijar metas o fijas metas sin cumplirlas, entonces el inicio de año es una buena época para fijarte metas de ahorro personal en el corto plazo y también para tu vejez.

Si eres una persona joven seguramente piensas que aún falta mucho para tu retiro y que te queda tiempo suficiente para ahorrar y tener fondos suficientes para cuando llegue el momento de dejar la vida laboral. Sin embargo, mientras más joven comiences a hacerlo para tu vejez, lograrás tener una mejor pensión. No pospongas tus planes de guardar dinero hasta que seas mayor, se dice que nunca es demasiado tarde para comenzar a ahorrar; no obstante, el ahorro de largo plazo trae mayores beneficios, que el de corto plazo, en cuestiones de reservar dinero para la vejez.

Una buena práctica de ahorro consiste en priorizar las compras; por ejemplo, si eres de las personas que compra porque encuentras algo en oferta o porque está de moda, debes evaluar si realmente lo necesitas o si puedes guardar ese dinero. También puedes comenzar a evitar los gastos hormiga, es decir, evitar comprar refrescos, cafés, cigarros, o algún antojo que acostumbras comprar diariamente. De esta manera evitarás compras impulsivas y ahorrarás una pequeña cantidad, que con el tiempo puede incrementar.

Si no acostumbras ahorrar, comienza el año guardando pequeñas cantidades, y después, de acuerdo con tus necesidades puedes incrementar los montos, o incluso invertir lo que ya tienes ahorrado para incrementar tu dinero. Existen muchos mecanismos de ahorro e inversión donde puedes depositar tu dinero, una opción es realizar ahorro voluntario en tu dministradora de fondos para el retiro (afore), con lo que tendrás rendimientos asegurados. Si no tienes afore, entonces que uno de tus propósitos de año nuevo sea inscribirte en una para comenzar a recibir beneficios.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org.