La adquisición de una vivienda es una de las decisiones financieras más importantes, por ello es necesario tomar dicha elección con responsabilidad. En este sentido, diferentes expertos han destacado que actualmente la adquisición de una vivienda es una de las mejores inversiones dadas las condiciones del mercado hipotecario.

“Todas las personas buscamos tomar decisiones financieras adecuadas; buscando una forma en que crezca nuestra inversión, donde nuestra familia pueda tener algo en el futuro. (...) La vivienda siempre ha sido un buen recurso para invertir, afortunadamente en México, los bienes raíces son algo que ha mantenido una gran estabilidad y plusvalía”, dijo en videoconferencia Gonzalo Palafox Rebollar, integrante del Comité Hipotecario de la Asociación de Bancos de México (ABM).

Palafox Rebollar añadió que una de las ventajas que conlleva adquirir una vivienda es que, además de lograr plusvalía, también se pueden obtener flujos adicionales de ingresos, respaldar préstamos así como heredar dicho patrimonio.

El integrante del Comité Hipotecario de la ABM mencionó que actualmente es un buen momento para adquirir una vivienda debido a dos variables: el bono demográfico del país y el déficit de vivienda que actualmente existe y que se acentuó con la crisis del 2020.

“Lo que tenemos de información es que somos más de 126 millones de mexicanos, pero el dato relevante es que la edad mediana es de 29 años, esto quiere decir que la mitad de la población tiene 29 años o menos, y esto vinculado al tema de vivienda nos habla de que sigue existiendo población que en el tiempo va a requerir una solución de vivienda, porque normalmente la compra de una casa se da cerca de los 30 o 35 años”, explicó.

En lo que respecta al déficit de vivienda, Palafox Rebollar mencionó que actualmente faltan más de 9 millones de viviendas en el país, por lo que, en este sentido el acceso a financiamientos para adquirir vivienda es sumamente importante para disminuirlo.

Crédito, una herramienta que sirve como ahorro

Para Gonzalo Palafox, el crédito hipotecario es una forma de obtener hoy el ahorro que tendría que hacer a futuro para poder comprar una casa, ello lo atribuye a que con dicho financiamiento, las personas tiene la oportunidad de contar un patrimonio y evitar que sus ahorros se vean “devaluados” a futuro cuando el valor de un inmueble aumente, además de que muchas personas no cuentan en el momento con la liquidez necesaria para adquirir una vivienda.

“Es muy difícil considerar que una familia o una persona va a poder comprar una casa simple y sencillamente con su ahorro. (...) El crédito se vuelve una herramienta muy importante y no necesariamente se va a tener el ahorro o los recursos propios para comprarla de contado por lo que se vuelve una herramienta importante para consolidar esa compra del patrimonio”, agregó.

El experto mencionó que actualmente la colocación de crédito hipotecario ha ido creciendo, y añadió que la cartera de crédito de la banca comercial ya supera los 1,000 millones de pesos, esto como parte de diversos factores en las condiciones generales como las bajas tasas de interés y plazos más largos.

“La combinación de una tasa baja con un plazo largo se traduce en una mayor accesibilidad porque los pagos mensuales son menores y esto le permite a una familia poder comprar una casa porque el flujo de pago se vuelve más accesible”, añadió el integrante del Comité de la ABM, donde además resaltó que actualmente las tasas de interés se mantienen en promedio en 9.2% y los plazos del crédito se encuentran a 20 años.

Impulso del patrimonio

Palafox Rebollar dijo que entre la población se tiene una idea de que la banca ofrece el crédito hipotecario exclusivamente para la adquisición de vivienda, sin embargo, dijo, existe una amplia gama de productos que ofertan más allá de eso, lo que lo convierte en un impulso para su patrimonio.

Por ejemplo, mencionó la mejora de la hipoteca, es decir, cambiar su crédito con otra entidad bancaria que le ofrezca mejores condiciones a las que actualmente maneja y así reducir los gastos y tener mejores posibilidades de ahorro.

Otro uso que puede tener con un financiamiento hipotecario es el de construcción, remodelación o ampliación, lo que contribuye a impulsar la plusvalía de su vivienda.

Todos los destinos del crédito, dijo, ayudan a lograr diferentes objetivos dependiendo de la etapa de vida del cliente.

jose.ortiz@eleconomista.mx