Durante marzo, un mayor número de trabajadores tuvo que recurrir al recorte de gastos como medida para liberar algo de presión sobre las finanzas familiares.

Según el Índice de Final de Quincena (IFQ), elaborado por la firma especializada en estudios de mercado De la Riva, durante ese mes dicha práctica de ajuste en el presupuesto pasó de 29% en febrero a 36% en marzo.

Y es que durante el mes, los ingresos quincenales de los trabajadores alcanzaron para cubrir sólo 13.49 días, un nivel ligeramente debajo de febrero, cuando alcanzó para 13.6 días.

El IFQ es un indicador obtenido mediante una encuesta telefónica realizada a 800 trabajadores mayores de 18 años que laboraron por lo menos 30 horas en la última semana en las 32 entidades federativas.

Si a usted tampoco le alcanzó su salario para cubrir los gastos de la quincena, también puede recurrir a la elaboración de un presupuesto y el recorte de gastos en rubros no indispensables.

Para aplicarlo, la Comisión Federal para la Protección de los Usuarios de Servicios Financieros le ofrece algunas claves:

¿QUÉ ES UN PRESUPUESTO?

Un presupuesto es un registro de ingresos y gastos que debe llevarse por escrito, no mentalmente.

Lo más recomendable es elaborarlo cada mes, pues es el lapso más común para pagar servicios (teléfono, renta, tarjeta de crédito).

REGISTRE SUS INGRESOS

Ingreso es el dinero que recibe; por ejemplo, salario o las ganancias por ventas. Los ingresos se pueden clasificar en fijos y variables. Ejemplos de ingresos variables son las propinas, comisiones y los bonos.

REGISTRE SUS GASTOS

La clasificación de gastos varía según las necesidades de cada persona y también hay fijos y variables. Los gastos fijos son aquellos que mes con mes debe pagar, por ejemplo: alimentación, servicios, renta. Ejemplos de gastos variables son: la compra de ropa y calzado, comidas fuera de casa, visitas al cine, un accidente.

UNA VEZ QUE CONOZCA SU SITUACIÓN:

Disminuya el gasto destinado para comidas fuera de casa.

Si tiene deudas y paga renta, considere la posibilidad de cambiarse a una vivienda en donde pague menos.

Recorte presupuesto a los gastos variables como cafés y refrigerios en el trabajo, comidas en restaurantes, la boleada de zapatos dos o tres veces a la semana, hábitos como fumar y beber, las propinas.

[email protected]