Actualmente la tecnología simplifica muchos procesos y en el caso de los relacionados con su situación fiscal no es la excepción; ante la vulnerabilidad que esto representa, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha alertado a los contribuyentes sobre la presencia de supuestas páginas de Internet, correos electrónicos o cuentas de redes sociales que suplantan la identidad de la autoridad fiscal.

“Si de alguna manera te llegó la liga de un sitio que dice ser del SAT, pero la ruta es diferente a sat.gob.mx y gob.mx/sat, ¡Cuidado! puede ser un sitio web apócrifo”, detalló el fisco.

En este sentido el SAT habilitó un portal con páginas y correos fraudulentos que hasta la fecha ha detectado, y así prevenir a los pagadores de impuestos a no caer en dichas estafas que en la mayoría de los casos solicitan información personal.

El SAT ha sido claro: no distribuye softwares ni solicita ejecutar o guardar archivos, tampoco requiere de información personal claves o contraseñas vía correo electrónico, dicho elemento se convierte en el primer filtro que le dará señales de saber si se encuentra ante un posible fraude o no.

Romper la cadena

Uno de los fraudes más comunes en el que los contribuyentes se cuestionan sobre su situación fiscal tiene que ver con los correos electrónicos, ya que es el primer filtro en el que los contribuyentes son notificados sobre algún problema con la autoridad fiscal.

En este caso el SAT habilitó el Buscador de Correos Apócrifos, una herramienta muy simple pero certera en la que basta con desglosar la dirección de correo electrónica de la que desconfía y buscarla en la base de datos que la autoridad fiscal ha creado con base en los correos reportados como falsos.

Al día de hoy, el fisco mantiene contabilizados 3,986 correos electrónicos apócrifos que los mismos pagadores de impuestos han denunciado.

“Obtenga un 3% de descuento en su próxima declaración” esa frase destacada era uno de los anzuelos que el sitio www.sat-mx.org, hoy reportado por el propio SAT, tenía para atrapar a sus víctimas, en este sentido la dependencia también formalizó su página de Internet de Sitios Web Apócrifos como parte de su estrategia de acciones y programas con el contribuyente y en la cual mantiene una recopilación de los sitios o páginas de Internet que pretendían suplantar a la autoridad fiscal.

“Estos sitios apócrifos ofrecen venta de bienes como autos, avionetas, camiones, casas, etc., el SAT no vende ninguno de estos bienes, tampoco ofrece descuentos en el pago de impuestos, si te llega un sitio de este tipo, verifica la dirección”, aclara el fisco quien añadió que incluso la Secretaría de Hacienda y el servicio de Aduanas son dependencias que también han sido víctimas de este tipo de fraude.

¿Cómo detectarlos?

Aunque en ocasiones muchos sitios apócrifos lucen idénticos al original, basta con fijarse en un pequeño detalle como la terminación o extensión que tiene el sitio de Internet.

De acuerdo con la autoridad fiscal en el momento que una página del SAT cuente con la terminación “org” es importante que ignore todas las solicitudes de información personal de dicha página, por lo que la recomendación es que siempre que visite la página oficial se cerciore de que cuente con la extensión adecuada (“.gob.mx”).

Otra de las recomendaciones que el fisco ofreció a los pagadores de impuestos tiene que ver con verificar los números telefónicos que aparecen en los sitios web así como revisar que las publicaciones correspondan a la institución oficial.

“(...)Nunca aceptes realizar una transferencia bancaria en cualquiera de sus variantes”, advirtió el SAT.

Otros elementos que le permiten detectar si se trata de un sitio apócrifo, dijo el SAT, son las faltas de ortografía en las publicaciones y toda aquel apartado que le requiera dejar información personal como por ejemplo, algún número de tarjeta bancaria, ya que partir de ello los estafadores toman ventaja.

Desafortunadamente las redes sociales también han sido un daño colateral hacia los contribuyentes con la suplantación de supuestas páginas o perfiles de Facebook a nombre de la Secretaría de Hacienda; hasta el momento el fisco no ha publicado el número de cuentas o perfiles fake, pero sí exhibe alguno de sus links con el propósito de que las personas no caigan en algún tipo de fraude.

jose.ortiz@eleconomista.mx