¿Tiene entre 40 y 60 años? Si su respuesta es afirmativa, seguramente usted pertenece a la generación sándwich, definida así por tener a su cargo los hijos que ya son mayores, pero no se han independizado, y los abuelos, quienes cada día envejecen más.

Por ejemplo, Juan y Selene tienen 52 años. Los dos trabajan y tienen dos hijas de 23 y 25 años que todavía viven con ellos. Además de trabajar en la semana, los fines de semana los dedican a atender las necesidades de sus padres (los abuelos), las cuales van desde hacer reparaciones en su hogar hasta llevarlos al médico.

En México habitan 107.6 millones de personas, de las cuales 35.6% tiene entre 30 y 59 años, y los mayores de 60 representan 8.5% de la población, es decir 9.1 millones de ancianos, según el INEGI.

Además, para el 2015 se espera que el número de adultos mayores aumente a 11.4 millones, es decir, casi 10% de la población total.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadísitca (INEGI), en 28% de los hogares hay al menos una persona de 60 años o más.

Por otra parte, según el gobierno, 43.4 millones de mexicanos (40.7% del total de la población) no cuenta con acceso a ningún tipo de salud pública o privada, ya sea Seguro Popular, IMSS, ISSSTE o seguros médicos privados.

La salud, el costo más alto

El cuidado de los adultos mayores representa una gran suma de dinero para el presupuesto familiar.

Ante este panorama, una de las mejores formas es prevenir los gastos que pueden derivarse de ser el sándwich de la familia.

Comenzar a ahorrar para el retiro, buscar espacios donde pueda vivir en el futuro, ya sea una casa rentada o propia, para que en determinado momento no recaigan en nuestros hijos y esto afecte su calidad económica. Se trata de tener un proyecto a futuro , recomienda Maribel Gutiérrez, pedagoga de la Universidad Panamericana.

La especialista agrega: Si ya estamos en esa situación, lo que tenemos que hacer es apoyarnos en familia para cuidarnos entre todos. Si los hijos ya son un poco mayores, lo recomendable es pedirles ayuda para que la responsabilidad de los cuidados no caiga sólo en el papá o la mamá .

Si se tienen más hijos, lo ideal es que entre todos puedan aportar al gasto de los padres, si es que éstos no cuentan con seguro médico o el pago de alguna jubilación.

De esta forma, los gastos de los abuelos no recaen únicamente en los hombros de sólo unos miembros de la familia.

En conjunto

El apoyo y cuidado de los abuelos es un tema del que se tiene que hablar con la pareja, ya que este gasto repercute directamente en el ingreso de la casa, en la inversión del tiempo y en la dinámica de la familia, porque se debe estar a la disposición de ayudar a los parientes directos y atender sus necesidades cuando lo necesiten.

No es fácil volverse anciano o padre de tus padres. Después de todo, la sociedad ‘dice’ que los adultos pueden cuidarse a sí mismos , comenta Carol Abaya, la escritora estadounidense que acuñó el término club sándwich .

Sin embargo, todos estaremos envueltos de alguna forma en el cuidado de alguien mayor. Si no es hoy, será mañana , agrega la especialista en temas relacionado con el cuidado de adultos mayores, por lo que hay que tener ciertas prevenciones.

Club familiar

Ser el sándwich de la familia puede significar la inversión de mucho dinero y esfuerzo, por eso la planeación es un tema muy importante. He aquí algunas recomendaciones para aligerar la carga:

Contratar un seguro de gastos médicos ayudará a no desbalancear su cartera en caso de alguna emergencia, ya sea de sus hijos, sus padres e incluso de usted.

Recuerde que algunas pólizas de seguros cubren hasta los 65 años en promedio, a menos que en el contrato se establezca que es cobertura vitalicia.

Si usted cotiza en el IMSS, puede dar de alta a sus padres para que reciban el servicio.

Sus padres podrían contratar algún seguro para el retiro.

Si puede, contrate para ellos los servicios de cuidadores profesionales o de algún asilo.

Para asegurar el futuro de los hijos, existen seguros y fondos de ahorro educativos.

Aumente su fondo de ahorro para el retiro, así usted podrá disfrutar su jubilación sin preocupaciones.

Fuente: Investigación El Economista.

glopez@eleconomista.com.mx