La estrategia de pagarnos primero a nosotros mismos es la mejor forma de lograr ahorrar para nuestros objetivos financieros. Es una estrategia probada y exitosa, como describimos en la primera parte de esta serie.

A continuación daremos algunos consejos adicionales que nos facilitarán aún más el hábito del ahorro:

1. Abrir una cuenta exclusiva para nuestros ahorros, con el fin de mantenerlos separados de la cuenta que utilizamos para manejar nuestros gastos. Un lugar ideal para hacerlo es a través del programa Cetes Directo, ya que recibiremos intereses que están en línea con la inflación y que por lo menos evitarán que nuestro dinero pierda, de manera consistente, poder adquisitivo.

2. Visualizar constantemente las metas que nos hayamos trazado. Es sumamente importante, ya que esto significa: vernos a nosotros mismos con la meta realizada. Como hemos comentado, los objetivos que uno se fija son la motivación más importante que tenemos para ahorrar.

3. Elaborar un presupuesto personal escribiendo nuestros ingresos netos disponibles (después de impuestos), nuestros gastos fijos (renta, teléfono, luz, etcétera) y variables (alimentación, transporte, ropa, diversiones, seguros, etcétera). Esto nos ayudará a ver con claridad nuestra situación financiera personal y a identificar nuestro patrón de gasto. Seguramente en algunos rubros estamos gastando demasiado y es importante trabajar poco a poco en reducir esos excesos.

4. Llevar en la cartera la menor cantidad de efectivo que podamos. De esta manera evitaremos hacer compras impulsivas o por antojo.

5. Tener una alcancía y depositar en ella toda la morralla que nos haya sobrado en el día. Además de que es una forma muy práctica y sencilla de ahorrar, nos sorprenderemos gratamente de la cantidad de dinero que se puede juntar con esas monedas.

6. De vez en cuando podemos sacar un billete de 20 pesos o más de la cartera y guardarlo en un sobre especial para ello.

Al final del mes, lo recomendable es siempre depositar su contenido en la cuenta que abrimos para nuestros ahorros.

7. Llevar un estricto control de nuestros retiros en cajeros automáticos. Es mejor decidir cuánto dinero en efectivo necesitamos sacar por semana y retirarlo sólo una vez. Debemos comprometernos a no hacer retiros adicionales. En ocasiones, además, podemos tratar de ir reduciendo el monto que necesitamos gastar en efectivo. Si nos sobra dinero al final del mes, ponerlo en nuestra cuenta de ahorros.

8. Si tenemos deudas, debemos tratar de asignar la mayor cantidad posible para pagarlas. Esto nos ahorrará una buena cantidad por concepto de intereses. Hagamos una lista de todas nuestras tarjetas de crédito y empecemos con la que cobra la tasa más alta. Una vez que hayamos terminado con ella, debemos continuar con la siguiente en la lista. Cuando las hayamos pagado todas, separemos mensualmente ese dinero extra que les dedicábamos, para depositarlo en nuestra cuenta de ahorros.

9. Si en nuestra empresa ofrecen como prestación algún plan de ahorro, debemos inscribirnos en él y tratar de destinarle la mayor cantidad posible. Esto puede ser de gran ayuda, ya que generalmente el monto que elijamos nos es descontado por nómina, por lo que ya no contaremos de inicio con ese dinero. Además, en muchas ocasiones existen restricciones para realizar retiros, con lo cual evitaremos compras de impulso. Sin embargo, es importante verificar que ese plan nos pague intereses por arriba de la inflación, ya que de lo contrario estaremos perdiendo dinero.

10. Aprendamos el costo de oportunidad de no ahorrar. El costo de oportunidad es un concepto que está presente en todos los aspectos de la vida que involucran problemas de decisión. Siempre que uno tiene que tomar una decisión sobre dos o más opciones, esta resolución tiene siempre un costo asociado, que es el de no haber elegido cualquiera de las otras alternativas. Este costo puede definirse como aquél en el que se incurre por no poder tomar dos o más alternativas a la vez. La tabla (Internet) ilustra el costo de oportunidad de no ahorrar, al mes, el equivalente a una cena que puede costar 400 pesos en un restaurante de mediana calidad.

Ahorro y objetivos  
   
Si invirtiésemos esa cantidad al mes (ajustada a la inflación), a una tasa real del 6% capitalizable anualmente, obtendríamos lo siguiente
   
Al final del añoMonto acumuladoPuede significar …
1$5,100.00Una escapada de fin de semana.
5$28,700.00Un viaje a Disneylandia con los niños.
10$67,000.00Un viaje a Sudamérica para dos personas.
15$118,500.00Un nuevo auto compacto.
20$187,100.00Un viaje a Europa.
25$279,150.00Un auto familiar.
30$402,250.00Un viaje por el mundo o un departamento chico.
Nota: Cantidades redondeadas y en pesos 

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com y a escribirme por Twitter: @planea_finanzas

jlanzagorta@eleconomista.com.mx