En algunas ocasiones hemos hablado de la importancia del ahorro en el proceso de planeación financiera personal, el cual bien invertido en instrumentos que paguen por arriba de la inflación, nos permitirá cumplir con nuestras distintas metas financieras de corto, mediano y largo plazo.

Sin embargo, es precisamente en el largo plazo en donde una buena inversión nos brinda los mayores beneficios, debido al efecto que produce el interés compuesto. El hecho de que los intereses generados ganen, a su vez, más intereses es una de las grandes ventajas con las que contamos para incrementar nuestro patrimonio.

El ejercicio realizado en la tabla siguiente ilustra el crecimiento de 1 peso invertido a diferentes tasas reales. En ella se puede ver claramente que la capitalización periódica de intereses hace que, entre más tiempo pase, nuestra inversión crezca a un ritmo cada vez mayor.

Es por ello que a este efecto se le ha llamado avalancha o bola de nieve, cuya velocidad es tal que, una inversión que genera un rendimiento de 10% real anual (descontando la inflación), puede duplicar su poder adquisitivo en sólo ocho años y quintuplicarlo en 17 años. Por lo que, mientras más pronto comencemos a invertir, mayores serán las ganancias.

Del lado de los deudores, sin embargo, la historia es completamente distinta. En ese caso, el interés compuesto significa pagar intereses sobre el saldo total pendiente de pago, incluyendo los intereses que se hayan acumulado.

Esto, también llamado capitalización de intereses, representa para ellos un verdadero dolor de cabeza. Además, como la tasa de interés en los créditos generalmente es mucho mayor que en las inversiones, el ritmo de crecimiento es aún más acelerado.

Debemos siempre considerar que el importe de los pagos a realizar debe ser mayor al de los intereses que se generan en un periodo, ya que de no ser así el adeudo se incrementará conforme transcurra el tiempo. Por todo lo anterior concluimos que es muy importante aprender a manejar nuestro dinero desde jóvenes y que tratemos de inculcar en nuestros hijos los hábitos de la administración financiera personal.

Es imprescindible comenzar a ahorrar desde que obtenemos nuestros primeros ingresos, así como adquirir adeudos únicamente en caso estrictamente necesario, previo estudio detallado de las condiciones de los mismos.

Te invito a que me envíes tus preguntas, dudas y comentarios a través de mi página en Internet: www.planeatusfinanzas.com

[email protected]