En abril pasado y como consecuencia de las medidas implementadas por la Jornada Nacional de Sana Distancia derivada de la pandemia, las principales instituciones financieras del país anunciaron la implementación de varias medidas de apoyo para sus cuentahabientes, respecto al pago de sus créditos, entre ellos, el hipotecario.

Algunos bancos aplazaron desde cuatro hasta seis meses el cobro de este tipo de financiamientos, sin embargo, antes de solicitar este beneficio es importante revisar los requisitos que debe cumplir el cliente para ser acreedor a esta prórroga.

Juan Kasuga, director del sitio especializado en créditos hipotecarios Creditaria, explicó que existen dos tipos de clientes que pueden solicitar el diferimiento: aquellos que cuentan con un empleo, pero que, por complicaciones económicas podrían dejar de pagar su hipoteca; y por otro lado, los personas que perdieron su fuente de ingresos debido al desempleo.

En cualquiera de ambos casos, uno de los requisitos fundamentales que piden las entidades bancarias es que el cliente se encuentre al corriente de sus pagos, de lo contrario, no podrá ser acreedor a dicho beneficio, explicó Kasuga. El directivo de Creditaria aseveró que, si el cliente de verdad requiere el apoyo, éste deberá avisar inmediatamente a su banco sobre su situación para que en el pago que corresponde a la siguiente mensualidad se aplique el diferimiento.

Explicó que algunas instituciones recorrerán los pagos hasta el final de los meses que restan  para saldar la deuda, por ejemplo, si el cliente debe 50 meses, ahora deberá 4 meses más, los cuales se lo podrían cobrar hasta el pago final de la deuda. O bien, otras instituciones dividirán el saldo de esos cuatro meses entre los 50 meses restantes por lo que el pago de la mensualidad aumentará.

Estoy desempleado, ¿cómo accedo a la prórroga?

En el caso de que el cuentahabiente se encuentre desempleado, Kasuga recomendó no recurrir de inmediato a este apoyo que dan los bancos y mejor activar el seguro de desempleo que ofrece cada crédito hipotecario, mismo que sólo se aplicará si está al corriente con sus pagos.

“Es importante notificar a la institución de cualquier situación, ya que el banco no sabe que se dejó de pagar porque se olvidó el pago o porque el cliente se quedó sin empleo, lo mejor es acercarse con la entidad financiera y llegar a un acuerdo”, resaltó.

Una vez que el cliente encuentra empleo, el director de Creditaria detalló que se debe notificar al banco para que se suspenda el seguro de desempleo y se reanuden los pagos de manera habitual.

montserrat.galvan@eleconomista.mx