México.- Seis policías estatales resultaron lesionados el sábado durante un ataque de un grupo armado contra el secretario de Seguridad Pública del estado norteño de Durango, quien salió ileso.

El secretario de Seguridad Pública estatal, Valentín Romano López, se encontraba en un club deportivo de la ciudad de Durango, capital del estado del mismo nombre, cuando hombres armados comenzaron a disparar, dijo a la AP vía telefónica su portavoz, Carla Puente.

Policías estatales que laboran como escoltas de Romano, un general de brigada retirado, repelieron la agresión, aunque seis de ellos quedaron heridos.

Puente dijo que ninguno de los atacantes ha sido detenido, pero que se había iniciado un operativo policial para dar con ellos.

"El general está bien'', aseguró la portavoz.

Romano llegó al cargo en enero y esta es la primera ocasión que buscan atentar en su contra.

Un parte policial de la Procuraduría de Justicia de Durango señaló que se encontró un vehículo presumiblemente utilizado por los agresores y que presentaba varios impactos de bala, al parecer de las armas que utilizaron los policías para repeler el ataque.

De los seis policías lesionados, sólo uno se reportaba delicado debido a una herida de bala en el abdomen.

Las autoridades no señalaron si algún grupo del narcotráfico estaría detrás del ataque contra el jefe policial estatal.

Localizado a casi 900 kilómetros al noroeste de la ciudad de México, Durango es un estado que en ocasiones se han registrado ataques presuntamente vinculados con carteles de las drogas.

El Departamento de Estado estadounidense también ha recomendado a sus ciudadanos que pospongan viajes innecesarios a algunos estados norteños, incluido Durango.

A mediados de mayo, la policía localizó en Durango los cuerpos decapitados de cuatro hombres y sus cabezas en una camioneta. En el lugar se encontró un mensaje presuntamente firmado por Los Zetas, un grupo que se dividió del Cartel del Golfo.

La violencia del crimen organizado ha dejado más de 22,700 asesinados desde diciembre de 2006, cuando el presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva contra el narcotráfico.

BVC