Monterrey, NL. Si bien la reapertura de los cruces terrestres por parte de Estados Unidos a partir de noviembre impactará positivamente a las entidades mexicanas fronterizas en su proceso de reactivación económica, Tamaulipas y Baja California serían las más beneficiadas por la relación directa con el consumo de la Unión Americana y el número de cruces, indicaron especialistas.

Para Jorge Lera Mejía, investigador de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), los principales beneficiados serán las ciudades de la frontera sur de Estados Unidos, “que dependen más del consumo de la población de los estados fronterizos de México, quienes acostumbraban ir de compras a McAllen, Laredo, El Paso, Texas, entre otras ciudades, y se vieron muy afectados porque se comprobó que los mexicanos son los que más consumen mercancías esenciales y no esenciales”.

Recordó que en marzo del 2020, el cierre total de la frontera terrestre de Estados Unidos con México “tuvo un impacto inicial, incluyendo a las mercancías de carga. Días después, se empezaron a mover mercancías consideradas como esenciales, por vía terrestre y lo que quedó cerrado desde entonces fue el movimiento de pasaje y personas por la crisis sanitaria, Estados Unidos canceló los viajes por turismo, comercio y compras, pero excluyó a los ciudadanos norteamericanos que cruzan diariamente la frontera por cuestiones laborales, médicas o académicas”.

Por su parte, Héctor Magaña, especialista del Tecnológico de Monterrey, dijo que “la apertura de la frontera tendrá un impacto positivo en la economía de los estados del norte, particularmente de aquellos que cuentan con infraestructura que permite una movilidad ágil para el cruce fronterizo, como Tijuana. Así como los que tienen una relación estrecha con un estado de la Unión Americana, como Baja California con California, y Texas con el resto de las entidades fronterizas”.

“El sector terciario será uno de los más beneficiados por las menores restricciones de movilidad de los clientes potenciales. Actividades como el comercio al por menor exhibirán un mayor intercambio de mercancías, los servicios personales serán más solicitados y los servicios profesionales podrían tener una mayor demanda en los siguientes meses”, destacó.

Según Lera Mejía, Tamaulipas es el estado con más cruces fronterizos, ya que de 53 puentes y garitas de entrada al territorio estadounidense a lo largo de la frontera norte, 17 puentes internacionales están en ese estado.

“En tamaño y eficiencia de cruces de carga y peatonales de Tamaulipas, son los más utilizados y representan cerca del 40% de la carga terrestre entre México y Estados Unidos, siendo la ruta más corta entre las regiones industriales mexicanas y el mercado centro y este de Norteamérica”, señaló.

Son 3,200 kilómetros de frontera que incluyen a 48 condados de Estados Unidos, en los estados de Texas, Nuevo México, Arizona y California, y del lado mexicano hay 94 municipios en Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, precisó.

Se estima que diariamente se realizan más de un millón de cruces legales de personas, alrededor de 300,000 vehículos y 70,000 camiones de carga.

Alcance sectorial

Los expertos consultados por El Economista coincidieron que la reapertura de los cruces terrestres para las personas vacunadas tendrá un efecto positivo en los sectores industrial, de consumo y de servicios de los estados mexicanos referidos, así como en el comercio de las ciudades fronterizas de la Unión Americana.

“Ante la reapertura de esta frontera, los estados recibirán beneficios diferenciados, tanto los mexicanos, como los fronterizos de Estados Unidos, porque el tipo de comercio que se realiza también es distinto”, comentó Jorge O. Moreno, profesor de la Facultad de Economía, de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

Por ejemplo, ahondó, en Nuevo León y en Tamaulipas, el principal beneficio va a ser la recuperación del sector comercio minorista, que permitirá a las familias recuperar su capacidad de compra y de movilidad hacia Estados Unidos, que se ha visto restringida desde marzo de 2020, por el cierre de la frontera provocado por la pandemia de Covid-19.

“Mientras que en los estados manufactureros, como Baja California, Coahuila y Chihuahua, el principal beneficio va a ser la recuperación económica de los sectores industriales que utilizaban como eje el medio de transporte terrestre, recuperando la capacidad de movilidad y de insumos”, enfatizó.

“El poder reactivar el comercio internacional, en todos sus rubros, consumo, producción de mercados industriales, como de servicios, va a tener un beneficio a todo lo largo de los estados fronterizos, dependiendo del tipo de comercio que realizan, pero además con todos los sectores productivos cuyas cadenas de suministro están enlazados hacia adentro del país”, concluyó.

estados@eleconomista.mx