En los últimos ocho años, el empleo del sector maquilador y manufacturero de la Ciudad de México registró una caída acumulada de 32%, en tanto que el número de empresas del ramo pasó de 324 a 213 durante el mismo período, lo que representa una disminución de 34.3%, informó León Sametz presidente del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora Manufacturera de Exportación (Index) de la zona metropolitana.

El representante del sector manufacturero en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) advirtió que hay una fuerte desaceleración de la industria maquiladora, esta actividad va a desaparecer ; Sametz dijo que pasará lo mismo que sucedió en el pasado con la actividad agropecuaria, la cual ahora es incipiente en la ciudad y prácticamente las únicas delegaciones en las que se realiza son Milpa Alta y Xochimilco.

El número de empleados que ha perdido la industria en la CDMX de 2007 al 2015 asciende a 18,618 trabajadores, equivalente a casi el doble de personas que caben en el Auditorio Nacional.

Sametz explicó que este decrecimiento de la industria se debe en gran parte a que la infraestructura no ha crecido, no se ha adaptado a las necesidades actuales de la industria, las colonias industriales que existen como Vallejo, Iztapalapa, son concepciones de los años 60 y 70, que no cuentan con la infraestructura adecuada, y tampoco se les ha dado mantenimiento .

La Ciudad de México es el segundo lugar, detrás del Estado de México, en número de trabajadores ocupados con cuatro millones 172,000, de los cuales 38,954 se encuentran en el sector maquilador, lo que representa apenas 0.9% del total de personal en la ciudad, según datos del gobierno capitalino.

Esto se va a convertir en una ciudad de servicios, de actividades bancarias, de turismo, pero la industria cada vez será menos , sentenció el presidente del Index de la zona metropolitana.

El peor año

Al cierre de 2015, el empleo de la industria maquiladora y manufacturera de la Ciudad de México registró su mayor descenso por lo menos desde el 2007, de acuerdo con los datos disponibles del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), con una reducción del 11% con respecto al personal ocupado que había un año antes.

De las 19 entidades de las que el Inegi tiene registro de la actividad maquiladora y manufacturera, la CDMX es la única que tuvo una disminución en el número de empleados durante el año pasado.

Por el contrario, las entidades que registraron los mayores incrementos fueron Jalisco, con un alza de 10.5%; San Luis Potosí, con 7.6%; Chihuahua y Durango, con 8.4%, respectivamente y Guanajuato, con 8 por ciento.

Al respecto León Sametz, declaró que ha habido una emigración importante de la industria manufacturera y maquiladora de la Ciudad de México desde hace mucho tiempo, no nada más a lo conurbado de la zona metropolitana, sino que se han ido a estados como Puebla, Hidalgo, y ahora al Bajío .

De acuerdo con datos del gobierno capitalino, durante el 2015, la producción de manufactura en la Ciudad de México sumó un monto de 263,028 millones de pesos, cantidad 0.2% menor a la registrada en 2014, y que representa 4.6% del total nacional del sector.

Terrenos caros

León Sametz refirió que otro de los factores que han ocasionado el retiro de grandes industrias son los altos costos de los terrenos y los programas de prevención de la contaminación.

De acuerdo con datos de JLL, en el 2015, el precio de renta del espacio industrial clase A en la CDMX era 30.6% superior que el promedio nacional.

No es lo mismo instalar una empresa en el corredor de Guanajuato, por ejemplo, que te da muchas facilidades y no cuentan con las medidas ambientales que tiene la CDMX , dijo Sametz.

Durante marzo y abril, debido a la contingencia ambiental registrada en la zona, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) comenzó a hacer vistas aleatorias a empresas para medir los niveles de emisiones de contaminantes atmosféricos precursores de Ozono en la Megalópolis, por lo que las firmas instaladas tendrían que reducir su actividad entre un 30% y 40% para disminuir sus emisiones contaminantes.

Ya nadie está pensando en instalarse aquí, primero porque los terrenos son caros y no hay condiciones en materia de infraestructura, y luego porque en la ciudad no se dan los incentivos fiscales que ofrecen otras entidades, a veces les venden terrenos baratos o se los regalan, los eximen del pago de las escrituras y otras medidas , afirmó el especialista.

[email protected]