Las ventas de los abarroteros del estado bajaron hasta 40% debido a los incrementos que han sufrido algunos productos, principalmente aquellos tasados con el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS), informó el vicepresidente de la Asociación de Abarroteros de la Cámara Nacional del Comercio (Canaco), Arturo Olmos Yáñez.

Sí hay incremento de precios porque, obviamente, los artículos que no tenían el impuesto ahora tienen un alza; además de otros como el alimento para perro, chicles, dulces, todo lo que lleva azúcar, los refrescos sobre todo , dijo.

En promedio, estos productos han sufrido un alza de alrededor de 20%, lo que merma la el poder adquisitivo de los clientes y, por tanto, las ganancias de los negocios, advirtió.

Las ventas se han mermado también porque hay que inyectarle más dinero para poder comprar la misma cantidad de producto. A parte la cuesta de enero, que dura casi todo el año, merma el poder adquisitivo , expuso.

No obstante de que esta situación no ha llevado al cierre de comercios, consideró que habrá quienes opten por cerrar y otros se ajustarán a las nuevas disposiciones marcadas por la reforma hacendaria, que también les representará inversiones.

Precisó que se trata de 3,000 a 4,000 pequeños abarroteros los que han visto mayores afectaciones en Querétaro.

MODIFICACIONES FISCALES

Respecto de la nueva forma de tributación estipulada por la reforma fiscal, agregó que, además de estas afectaciones en ventas, también los pequeños negocios han tenido que invertir entre 4,000 y 6,000 pesos en la compra de equipos de cómputo en el caso de los que han realizado estas inversiones; además de que ahora también se deberá contemplar el contrato del servicio de Internet. Aunado a ello, pagarán entre 2.70 y 3 pesos por cada factura electrónica emitida, lo que también les representará una merma en ganancias, dijo.

En la Canaco, agregó, se capacita a pequeños contribuyentes para integrarse con mayor facilidad al nuevo régimen fiscal.

sirse.rosas@eleconomista.mx