Querétaro, Qro. Como parte del Programa estatal de reactivación económica, en el estado se alista la segunda fase del Programa Impulso que coordina Nacional Financiera (Nafin) y la Secretaría de Desarrollo Sustentable (Sedesu).

Para esta segunda edición se destinará una bolsa de 240 millones de pesos para créditos, en la cual el estado aporta la garantía, para que las empresas accedan a créditos de hasta 5 millones de pesos, precisó el titular de la Sedesu, Marco Antonio del Prete Tercero.

En ambas fases del programa se ejercerán 450 millones de pesos, debido a que en la primera etapa la bolsa fue de 210 millones.

“En junio lanzamos un programa llamado Impulso, que es un fondo de garantías en el cual colabora el estado con Nafin, la primera tanda de este paquete fue por más de 210 millones de pesos (…) Vamos a lanzar otro paquete de créditos por 240 millones, son créditos a través de la banca comercial, en el cual el gobierno del estado cumple como garante de pago a las empresas, hay que cumplir ciertos requisitos bancarios”, precisó.

El secretario estatal detalló que la tasa de interés es de 13%, con plazos de pago de 60 meses (cinco años).

“Es una forma más de inyectar economía al estado, de inyectar circulante, para aquellos que tienen pasivos, que requieren activo fijo, capital de trabajo”, pronunció.

Este programa crediticio está dirigido a micros, pequeñas y medianas empresas, personas físicas  con actividad empresarial, adscritos al Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) y personas morales, que pueden contratar un crédito simple y refaccionario, para activo fijo o capital de trabajo.

La prioridad son sectores estratégicos: construcción, industria de electrodomésticos, agroindustria, aeroespacial, tecnologías de la información, industria química, de maquinaria y equipo, servicios de apoyo a negocios.

El representante estatal de Nafin, Marco Castro González, destacó que la institución cuenta con el Programa Cadenas Productivas, que puede ser útil para que las empresas cumplan con los pagos de facturas en un plazo de cinco días.

“Una cadena productiva es el instrumento financiero de Nafin por el cual las grandes empresas participantes pueden pagar a sus proveedores en los primeros cinco días después de la presentación de la factura.  Con ello se busca impulsar el pronto pago y la economía de la región”, declaró.

El Programa Impulso es parte de las estrategias que plantea el Programa estatal de reactivación económica, la primera  estuvo enfocada en los trabajadores y se implementó de mayo a junio; la segunda consistió en acciones y programas para empresarios, se realiza de julio a octubre; y la tercera, dedicada a las capacidades de las empresas, comenzó en julio y concluye en diciembre, en esta última etapa se implementan  el Programa para Fomentar la Inversión y Generar Empleo  (Profige) y el Programa Estatal para el Desarrollo de Tecnología e Innovación (Pedeti), entre otros.  

estados@eleconomista.mx

kg