Monterrey, NL. Sobre la propuesta de aplicar un presupuesto base cero en lugar de un presupuesto inercial en la nueva administración, el secretario de Finanzas y tesorero general del estado, Carlos Garza Ibarra comentó que ha hablado sobre el tema con el gobernador electo, Samuel García Sepúlveda, puesto que implica una cierta metodología, y constatar que no se aplique a gastos irreductibles, como la nómina magisterial, las pensiones y el servicio de la deuda.

De acuerdo con la Ley de Egresos estatal, el presupuesto de este año, asciende a 107,167 millones de pesos, del cual 88% es irreductible, es decir, 94,323 millones de pesos, mientras que los gastos reductibles sólo representan el 12% de los ingresos, esto es, 12,844 millones de pesos, dijo el tesorero.

“El tema implica una cierta metodología, es un ejercicio que vamos a tener que hacer en algunos rubros, por eso lo importante es que pudiéramos constatar el margen de irreductibilidad. La base cero, se vuelve aplicable sólo en un porcentaje de lo que es reductible.

“No puedo decir, hago base cero en el salario magisterial, eso lo tengo que pagar, cuando digo base cero es rehacer todo de nuevo; pero hay obligaciones como los pagos a pensiones, la partida presupuestal que tiene que ver con pago a servicio de la deuda”, comentó Garza Ibarra a pregunta expresa de El Economista.

Agregó que sí hay margen para su aplicación y eso es lo que van a explorar, pues existe poca evidencia, en uno o dos estados, donde lo practican por dependencia o en ciertos rubros.

También se debe esperar a que se defina la nueva Ley Orgánica del Estado, porque habrá nuevas dependencias y otras que ya no estarán y sobre esa base se determinará en qué rubros sí aplica la base cero, “creo que sería un tema muy importante, porque te permite partir de cero, orientar el recurso hacia lo que quieres y no te vas con la inercia”, subrayó.

Balance

Durante la mesa de transición sobre Finanzas Públicas, el tesorero, Carlos Garza refirió que en octubre de 2015 recibieron la administración con un déficit de 6,083 millones de pesos, por subsidios mal aplicados, pagos no realizados, baja inversión y obras inconclusas.

“Seguimos teniendo un déficit, (por 2,754 millones de pesos) tiene un grado de manejo mejor, hay que recordar que los ingresos que estamos teniendo, no son los que habíamos proyectado, se ve claramente lo que estamos dejando de recaudar por la pandemia. El desbalance que tenemos entre ingresos y egresos, la misión es lograr que el balance sea cero, o positivo y lo habríamos logrado en caso de no haber tenido el impacto económico por la pandemia”, dijo a la prensa.

La recaudación del Impuesto Sobre Nómina aumentó 70% de 2015 a 2021, con la pandemia, sólo se incrementó 341 millones de pesos, sin embargo, en 2021 se prevé que ascienda a 10,281 millones de pesos. El fondo del Impuesto Sobre la Renta pasó de 1,584 millones a 5,357 millones en el mismo periodo y el ingreso por impuestos a juegos con apuestas y sorteos se multiplicó a pesar de la pandemia, de 212 millones en el sexenio anterior a 3,518 de 2015 a 2021.

Debido a la crisis provocada por la pandemia que inició en marzo de 2020, hubo un desbalance por -5,614 millones de pesos, que incluye la caída en ingresos (1,958 millones), otras ampliaciones (-928 millones) y ampliaciones Covid-19 en gasto corriente (-2,728 millones).

De esta caída se compensa el 78%, debido a la reforma al Isssteleón, lo que permitió generar 446 millones de pesos, hubo ahorro por la baja de intereses de la deuda por 891 millones, ajuste al gasto por 1,704 millones y Ajuste Covid-19 al gasto corriente por 1,331 millones de pesos, por lo que quedaron pendientes de compensar 1,242 millones de pesos, aseguró Carlos Garza.

rrg