Tijuana, BC. Desde el primer día del 2019, las estaciones de gasolina situadas en la frontera norte del país comenzaron a ofertar un precio más barato, con lo que el sector espera ser más competitivo y con ello frenar la histórica fuga de consumidores que prefieren comprar en Estados Unidos.

El presidente de Onexpo Baja California, Carlos Roberto Rubio Arreola, explicó que la reducción en el costo del combustible se debe más a una guerra comercial que iniciaron algunas empresas que venden el producto, ya que decidieron adelantarse a la aplicación en la disminución del Impuesto al Valor Agregado (IVA) que aún es de 16%, pero que será de 8 por ciento.

Detalló que algunas de las estaciones de servicio decidieron absorber el costo de la reducción en el precio, ya que actualmente se factura con la tasa de 16%, debido a que el Servicio de Administración Tributaria todavía no publica las reglas secundarias para la aplicación del nuevo porcentaje, ni ha explicado si la reducción será directa o si será a través de una compensación.

“El próximo lunes se harán públicas las reglas secundarias, nos dijeron que el 7 de enero se darán los detalles sobre la reducción del Impuesto sobre la Renta y del IVA, ese día se dará a conocer quienes entrarán al padrón de beneficiarios, porque lo que estamos viendo en este momento en la frontera con la disminución en el precio es más bien una guerra comercial”, advirtió Rubio Arreola.

La reducción del precio de las gasolinas se refleja en las compañías mexicanas y locales, las cuales entregaron recibos que consignaban un cobro de 8% de IVA.

En el segundo día del 2019, el precio mínimo de la gasolina regular en Tijuana llegó a 15.99 pesos por litro, frente a los promedios de 19.59 pesos en todo el estado de Baja California (noviembre) y de 18.03 pesos en el área de San Ysidro (diciembre), Estados Unidos.

“Es una reducción considerable que será un ahorro para el consumidor, a todos nos beneficia porque por una parte el cliente paga menos y para nosotros como industria nos hace más competitivos con respecto a las estaciones en el otro lado de la frontera”, refirió el presidente de Onexpo Baja California.

“Con la baja en el precio es más fácil que la gente se quede en territorio mexicano a comprar el combustible, el tiempo de espera para cruzar no vale la pena con tan poca diferencia en los precios, el mercado cautivo será siempre de los que viven aquí en Tijuana y trabajan en Estados Unidos”, manifestó el presidente del Colegio Estatal de Economistas de Baja California, Domingo Ramos.