Monterrey, NL. La Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (Caintra) indicó que la suspensión de actividades no esenciales afectaron en el mes de abril al sector formal privado de la entidad, con una reducción en la plantilla laboral de 53,000 plazas, que es una caída histórica con base a los registros del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Como comparativo, de enero a mayo de 2009, durante la última crisis económica, en Nuevo León se perdieron 39,395 empleos, cifra menor a los de este último mes, derivado de la pandemia de coronavirus Covid-19.

“Respecto a la manufactura del estado, el sector se había mantenido sin pérdidas hasta marzo, sin embargo, en abril el empleo de este sector cayó 9,528 puestos de trabajo, eliminando los empleos que se habían generado en todo el año”.

“De continuar la situación en mayo, las pérdidas de empleo podrían agravarse. Las cifras son evidencia de la urgencia de un proyecto claro de reactivación económica en México y en Nuevo León integrando todas las medidas sanitarias necesarias”, opinó Caintra.

A nivel nacional, añadió que la información publicada por el IMSS revela que durante el mes de abril se perdieron 555,000 empleos, de los cuales, alrededor de una quinta parte (99,000 empleos) fueron plazas en la manufactura que tuvieron que ser desocupadas.

Estas caídas en el empleo no tienen precedentes en los registros del IMSS, convirtiéndose en retrocesos históricos.

Por poner un ejemplo, durante la crisis de 2009, la mayor caída de empleos en un mes fue en mayo de 2009, cuando se perdieron alrededor de 111,000 plazas. La cifra presentada en abril de 2020 es superior a la habitual caída que se da cada diciembre por efectos estacionales, la cual ronda las 300,000 plazas.