La inversión en energía y medio ambiente es un buen negocio, desde la perspectiva del Banco de Desarrollo de América del Norte (NadBank).

Calixto Mateos Hanel, director general adjunto de la institución, explicó que no sólo hay un beneficio económico para los inversionistas, sino también genera una derrama económica y la población local se beneficia al tener mayor disponibilidad de energía.

“Hay oportunidades y los proyectos han sido exitosos, como en transporte público, uso de energías limpias, esto tiene un efecto ambiental muy bueno”, puntualizó.

NadBank tiene una cartera de 1,284 millones de dólares con la que han financiado infraestructura enfocada a beneficiar al ambiente, para ayudar a mejorar la salud y el nivel de vida de los habitantes de la frontera norte del país.

A finales del 2018 salió al mercado suizo a hacer una emisión de bonos verdes por 126 millones de dólares, con el que financió seis proyectos de energía eólica y solar, cinco de ellos se ubican en México y uno en el estado americano de California.

Una vez que todos los proyectos estén en operación, el banco de desarrollo estima que contribuirán a evitar la emisión de más de 1.45 millones de toneladas métricas al año de gases de efecto invernadero, lo que equivale a sacar de circulación 309,440 vehículos particulares cada año.

“Tenemos el dinero suficiente para financiar proyectos este año y en cuanto veamos que por cuestiones de liquidez y demanda necesitamos hacer otra emisión, la haremos”, dijo Mateos Hanel, que comparte la dirección de la institución financiera administrada por el gobierno de México y Estados Unidos.

Reconoció que un emisor de bonos verdes es “bien visto” en los mercados, puesto que los inversionistas sofisticados cada vez más prefieren tomar este tipo de papeles.

En este 2019, Nadbank no tiene planes para hacer una nueva venta de títulos de deuda verde.

El banco de desarrollo, que extiende préstamos a gobiernos estatales, administraciones municipales y al sector privado, capta alrededor de 3 millones de dólares al año.

“No estamos aquí por el lucro, sino para detonar proyectos, pero sí tenemos que ser competitivos y obtener un rendimiento que permita cubrir la operación del banco”, sostuvo Calixto Mateos.

Estimó que en el último año la cartera financiada representa cerca de 75% en México y 25 % restante está concentrado en Estados Unidos. Los financiamientos que destinan rondan los 100 millones de dólares.

Operaciones

Entre las recientes operaciones del Banco de Desarrollo de América del Norte está la participación en la adquisición de los vagones de la Línea 3 del Metro de Monterrey, Nuevo León, cuya participación es de una inversión estimada en 100 millones de dólares.

El directivo detalló que en la vida del banco de desarrollo han financiado alrededor de 257 proyectos, gran parte de ellos enfocados a la infraestructura para el tratamiento de agua y drenaje.

En la cartera también hay proyectos de energía solar y eólica, así como para la captura de metano, transporte público e infraestructura básica urbana.

En volumen, la mayoría de los proyectos se concentra en el sector de agua, seguido de energía renovable. Mientras que, en términos de monto financiado, la proporción de la cartera es de 60% en energía renovable.

[email protected]