Cancún, QR. Las pérdidas estimadas en Quintana Roo por la parálisis en que se mantuvo la industria turística estatal a partir de la segunda quincena de marzo y hasta el 8 de junio pasado ascienden a un aproximado de 3,500 millones de dólares.

Marisol Vanegas Pérez, secretaria estatal de Turismo, expuso en conferencia de prensa virtual que se trata de un cálculo preliminar, en función del número de visitantes y derrama económica que se obtuvo en ese mismo periodo durante el 2019.

En ese mismo lapso, el Aeropuerto Internacional de Cancún dejó de movilizar 7.2 millones de viajeros, además de que cerró prácticamente la totalidad de la oferta hotelera del estado, la cual al arranque de la pandemia alcanzaba ya los 1,100 hoteles, que suman 107,000 cuartos para hospedaje turístico.

Al momento de la declaratoria de emergencia sanitaria había niveles de ocupación hotelera superiores a 80%, dada la cercanía de la temporada de Semana Santa, lo cual significa que permanecían en ese momento un total de 323,000 turistas con habitación pagada en todo el estado, principalmente en Cancún y la Riviera Maya, expuso Vanegas Pérez.

Entre la segunda quincena de marzo y el 15 de abril, la ocupación cayó a menos de 3% en todo el estado, permaneciendo abiertos únicamente 49 hoteles que dieron tarifas preferenciales y apoyo a los turistas que por falta de demanda de vuelos y el cierre de fronteras no pudieron retornar a sus países de origen.

Lenta recuperación

Tras la reactivación iniciada el pasado 8 de junio, hoy se encuentran hospedados principalmente en Cancún y Riviera Maya un total de 20,835 turistas, que representan una ocupación hotelera de 23.7% a nivel estatal.

De ese total, 80% es turismo nacional y 20% corresponde a visitantes internacionales; se espera que esa proporción se mantenga así hasta diciembre próximo, aunque la proyección es que conforme cambie el semáforo estatal de naranja a amarillo e incluso a verde la infraestructura hotelera pueda operar a plena capacidad y no sólo a 30% como actualmente lo hace de acuerdo a las limitantes sanitarias dictadas por el gobierno del estado, explicó Vanegas Pérez.

La proyección basada en reservaciones y en las búsquedas que hace por internet la gente permiten anticipar que para diciembre de este mismo año la ocupación repunte desde los niveles de 20% en que se encuentra actualmente hasta 60%, siempre y cuando el semáforo epidemiológico lo permita, insistió la funcionaria.

Más de la mitad del turismo que ha visitado los destinos de Quintana Roo desde la reactivación económica son personas que ya habían visitado la entidad anteriormente; además 60% son viajeros con reservación reciente, es decir, la mayoría del turismo que ha comenzado a recibir Cancún y la Riviera Maya se decidieron por el Caribe mexicano entre cinco y siete días antes de su viaje; 36% sí corresponde a viajeros que tenían programadas sus vacaciones durante los meses del confinamiento y tuvieron que posponer su viaje.

Actualmente ya operan con normalidad hacia Cancún nueve líneas internacionales de Estados Unidos, Canadá y Cuba, además de otras cinco aerolíneas nacionales.

Aunque por un error se publicó en medios que la aerolínea europea Evelop ya había reiniciado vuelos regulares desde España hacia Cancún, en realidad se trató de un vuelo programado para repatriar mexicanos varados en el viejo continente.

Vanegas Pérez reconoció que se mantienen las restricciones de países europeos al intercambio aéreo con México pero hay amplias posibilidades de que en las próximas semanas haya ya anuncios oficiales de reinicio de vuelos europeos y con ello, el reinicio del flujo de turistas desde ese continente hacia el Caribe mexicano.

estados@eleconomista.mx